Deportes al aire libre: Los beneficios de correr por el campo

Salir a correr, practicar running, hacer footing, se diga cómo se diga; la cuestión es que ponerse ropa de deporte, calzarse unas zapatillas y lanzarse a trotar es ahora más habitual que nunca. Esta modalidad deportiva es un ejercicio sencillo, completo y barato que hace que personas de todo tipo y condición la puedan practicar.No obstante, no está exenta de un entrenamiento adecuado, así como de los siempre necesarios estiramientos, tanto al inicio como al final. Mucha gente, sea por comodidad o por costumbre, suele practicarlo por asfalto, pero correr por el campo te aportará beneficios especiales, que van desde un ambiente más saludable hasta ejercitar otra clase de músculos e, incluso, alejarte más del estrés, sin olvidar que estarás realizando uno de los mejores deportes al aire libre.

 Tal y como se ha indicado, lo principal es no lanzarse a lo loco a correr; sobre todo, si no se está acostumbrado a hacer deporte, algo que es habitual en muchos de los que se inician en el running. Se debe ir poco a poco, alternarnando fases de andar con otras de correr y, siempre, calentar bien, tanto antes como al finalizar la sesión. Se puede empezar por los brazos y seguir por el cuello, hasta estirar, finalmente, el tronco y las piernas. Una vez que se ha puesto el organismo a tono, será el momento de empezar a trotar suavemente. Convendría llevar algún medidor de tu pulso y frecuencia cardíaca, sobre todo, en gente de edad avanzada y en aquellos poco habituados a realizar ejercicio físico.

 

Otro factor que, a veces, no se tiene en cuenta en este deporte es el entrenamiento. Ya se corra por asfalto o por el campo, no está de más ejercitar también las piernas y brazos en el gimnasio o la piscina. Así, además de resistir más y poder disfrutar durante más tiempo de las salidas, te encontrarás mucho mejor.

Además de los ya mencionados beneficios de correr por el campo, otro sin duda nada despreciable, es que la superficie a pisar es más blanda que el asfalto, con lo cual los rebotes, a la hora de dar cada zancada, serán menos agresivos para las piernas y se obtendrá un menor riesgo de sufrir lesiones como tendinitis. Además, al salir al monte, lo más normal es que tengas que afrontar más ascensos y descensos, por lo que los músculos se fortalecerán más y se habituarán a trabajar de una manera más completa. Otra ventaja, sin duda, es descubrir rincones nuevos e impresionantes cerca de casa; lugares donde evadirse de todo, donde el ruido del tráfico sea sustituido por el de la naturaleza. Ello, por sí solo, ya es un motivo para correr y sentirse parte del entorno.

 

Pero, si correr para ejercitarse tiene todas las ventajas citadas y muchas más, hacerlo junto a otros en las, cada vez más habituales, carreras de montañas y trails, aporta otros tantos factores, como el compañerismo, hacer nuevas amistades, conocer nuevos pueblos y parajes naturales únicos y conseguirlo de una forma especial, integrándote en ellos y haciéndolo junto con muchos otros apasionados de la naturaleza y del deporte.