Todo lo que necesitas saber sobre el body pump

Las clases colectivas son unas de las opciones más recomendables, son dinámicas y divertidas a la hora de lograr un buen entrenamiento con el que ponerse en forma y, además, hacer amistades. Se llevan a cabo en el gimnasio y pueden servir como actividad complementaria para diversos tipos de deportistas.

Entre este tipo de clases, el body pump destaca por su intensidad, logra quemar una gran cantidad de calorías y aumenta la masa muscular. Esta forma de hacer ejercicio, que combina el aeróbic con el levantamiento de pesas, tiene sus orígenes en Nueva Zelanda, en los años ochenta, cuando Philip Mills empezó a pensar en una nueva forma de hacer ejercicio con pesas. Pronto lo exportaron a Australia y de ahí al resto del mundo, hasta llegar a tu Club Virgin Active.

Actualmente, el body pump cuenta con fanáticos en una gran cantidad de países. Miles de personas lo practican a diario y se benefician de sus ventajas. Aunque, eso sí, también cabe tener en cuenta los posibles contras que pueda tener. Aquí, exponemos unos y otros, pero, sin duda, la mejor forma para saber si el body pump es aquello que andabas buscando es dar el paso y empezar a practicarlo.

Estructura de la clase

Lo primero que debes saber para ver si el body pump será tu gran aliado, es conocer cómo se desarrollan las clases, que suelen durar unos 60 minutos, aunque hay sesiones más cortas e intensas. Antes que nada, se realizara el necesario calentamiento, que tendrá lugar ya con música y durante el que se ejecutan de forma rápida algunos de los ejercicios que luego se llevarán a cabo de forma más detallada durante la clase. Luego, se trabajan los glúteos, las piernas, los pectorales, la espalda, los bíceps y los tríceps. Una vez acabado este circuito, las piernas vuelven a ser las protagonistas, para continuar con los abdominales y hombros. Finalmente, al igual que la primera canción era para calentar, la última es para estirar todos los músculos y acabar relajado. Tan importante es ponerte en forma como no lesionarte.

La exigencia que exige esta modalidad deportiva conlleva que no se suela realizar ni sea recomendable practicarla todos los días. Normalmente, acudirás a clase entre dos y tres veces por semana, dejando al menos 24 horas de reposo al cuerpo, entre cada sesión.

Otra gran duda que puede surgir es la de no saber si se está o no en forma para iniciarse en el body pump. Respecto a esto no hay que preocupes, el monitor aconsejará siempre ir poco a poco. Siempre habrá tiempo de completar más repeticiones y aumentar el peso de los discos levantados, hasta que se alcance o superen al resto de compañeros y compañeras. Pero, recuerda, esto no es una competición para ver quién levanta más peso o hace más repeticiones, sino que es una forma de entrenamiento exigente, pero dirigida a uno mismo y su mejora física y personal.

 

Principales beneficios

1. Mejora tu corazón y quema las grasas. En primer lugar, se debe tener en cuenta que estas clases colectivas suponen un importante trabajo aeróbico. Por tanto, ayudas a tu corazón y sistema cardiovascular, así como a la quema de grasa y calorías. Se estima que en una sesión el cuerpo quema una media de 500 kilocalorías, aunque hay variaciones, según la intensidad, el peso levantado, la masa muscular, edad y sexo.

2. Trabaja todos los músculos. La versatilidad de las pesas y el aeróbic logran trabajar todos los grupos musculares del cuerpo.

3. Aumenta la resistencia. La resistencia física aumentará, lo que será muy útil para otros deportes, como el atletismo, fútbol o cualquiera en el que la carga aeróbica también sea importante.

4. Mejora la postura. Otro tipo de beneficios importantes tienen que ver con la mejora de la postura, que se traduce en menos dolores de espalda y lumbalgias.

5. Fortalece los huesos. Con estos ejercicios no sólo mejoran los músculos, también lo hacen los huesos. Por lo que el body pump es muy recomendable para los pacientes de osteoporosis. Los huesos estarán más fuertes y densos, mejorando la vida cotidiana.

6. Lucha contra enfermedades. Las clases ayudan contra la diabetes, reduciendo los síntomas, y contra la obesidad, en la que los resultados hablarán por sí solos.

7. Mejora el estado psicológico. Al realizar un trabajo tan intenso y rodeado de otra gente, dirás adiós al estrés y notarás como todo tu ser se relaja y se centra en lo que estás haciendo. Además, aumentarás tu círculo de amistades, por lo que el sistema límbico también se verá beneficiado. Nada como hacer deporte y pasarlo bien en compañía para sentirse mejor con uno mismo y con resto del mundo.

Contras del body pump

Como puede verse, las ventajas del body pump son numerosas, aunque también hay que tener en cuenta ciertas contraindicaciones que dependerán del estado de cada uno. Por ejemplo, si se ha tenido antes algún fallo cardíaco, se debe consultar con el médico antes de iniciarse en esta práctica. Estas personas pueden realizar antes una prueba de esfuerzo, para asegurarse de que no habrá problema. Tampoco se debe practicar si se padece problemas de espalda, de cervicales o las rodillas, aunque, si las molestias no son graves, se puede adaptar a los ejercicios. Consulta siempre a tu médico y monitor. Tampoco pueden llevarlo a cabo las mujeres embarazadas, en ese caso, se puede optar por otras de las muchas formas de hacer deporte que propone tu gimnasio Virgin Active.

 Siguiendo estas recomendaciones, la sesión de body pump será, sin duda, uno de tus momentos favoritos del día. Con ella, mejorarás en muchos aspectos de tu vida, harás amigos, te sentirás mejor contigo y conocerás mejor tu cuerpo.