Body Balance, el entrenamiento que ejercita cuerpo y mente

Body balance es un programa de entrenamiento que llega desde Nueva Zelanda y que ha conquistado al mundo entero. ¿Su secreto? Combina tai chi, yoga y pilates. Además, la baja intensidad del ejercicio lo convierte en un entrenamiento apto para todos los públicos. Se practica en grupo, para lograr una mayor armonía en los ejercicios y permitir que el coordinador pueda ir supervisando los movimientos.

Y para su práctica tan sólo es necesario llevar ropa cómoda que permita la liberación de las articulaciones, asistir descalzo, y una colchoneta de yoga. Como en toda disciplina, para unos buenos resultados, es aconsejable asistir a estas clases colectivas de dos a tres veces por semana.

En el body balance se ejercitan varios grupos musculares: 

·         Al ser los movimientos fluidos y completos, evitará que tus articulaciones se oxiden. Es una actividad muy beneficiosa para todos aquellos que no sean aficionados al ejercicio de intensidad.

·         Las piernas trabajan con estiramientos y posturas estáticas y dinámicas. Con lo que se consigue una mayor agilidad.

·         La zona de la espalda baja también se beneficia del entrenamiento, conseguir una zona lumbar sana es muy importante para que no sufrir pinchazos en el futuro.

·         Tus trapecios, hombros y el cuello te agradecerán las sesiones de body balance. Disminuirá el dolor de contracciones y conseguirá que estos músculos tengan una mayor fortaleza.

·         Se trabaja cambiando el centro de gravedad del cuerpo, con esto el cuerpo consigue que el núcleo central del equilibro se mantenga despierto y se adapte a las situaciones. El cuerpo es capaz de extrapolar lo que aprende en body balance a la vida cotidiana.

Además, tiene numerosos beneficios para la salud:

·         Uno de los principales beneficios es el aumento de flexibilidad, ganas en calidad de vida manteniendo tus tendones y músculos flexibles.

·         El fortalecimiento de los músculos es otra de las grandes ventajas que acompaña a la flexibilidad, se podría decir que, en este caso, van de la mano. En cosas que parecen tan tontas como cargar la compra, notarás que te ves más ágil.

·         Desarrollas la memoria cinestésica, es decir, ganarás en equilibrio y en control del cuerpo. Si permaneces mucho tiempo sin hacer ejercicio, notarás como tu cuerpo no responde igual que antes y un mayor desorden corporal.

·         Previene las enfermedades cardiovasculares, como todo ejercicio aeróbico, ayuda a mantener vivo el corazón y limpios los pulmones. Además, también ayudar a controlar el colesterol. Es ideal combinarlo con una dieta sana y 8 horas de sueño al día.

·         Pero no solo es bueno para el cuerpo, el body balance también se preocupa por la mente y el espíritu. El hecho de que las clases son con música relajante de fondo, favorece la concentración en los movimientos y dan lugar a la meditación. Con esto, cerramos el círculo de ventajas que esta disciplina te proporciona. 

Los ejercicios tienen un orden: primero un calentamiento para evitar lesiones, después ejercicios de yoga y tai chi, luego unos estiramientos más intensos, y por último, unos minutos a la meditación y relajación que, junto con los ejercicios de respiración, conseguirán que dejes atrás las tensiones diarias.

Estas sesiones duran entre 45 y 55 minutos, por lo que no te cansarás mucho, es el tiempo justo para soltar las tensiones que acumulas a lo largo del día. Muchos atestiguan que reduce el estrés y aporta sensación de calma y bienestar.

Pregunta en tu gimnasio Virgin Active para disfrutar de las clases colectivas de body balance, puedes combinarlas con sesiones de pesas para acabar el entrenamiento o simplemente para mantenerte más activo y en forma.