¿Qué son los síndromes denigrantes?

Los síndromes denigrantes, denominados también “vergonzantes” o “humillantes” por considerarse la incontinencia urinaria y la incontinencia fecal como una regresión humillante en el proceso evolutivo del ser humano; consisten en procesos en los que las personas afectadas son incapaces de controlar la salida de orina y/o heces.

Prevalencia y coste económico

En la última revisión realizada en 2009 (estudio ONI prevalencia Incontinencia Urinaria en España), la prevalencia media estimada en las mujeres españolas que presentan I.U. es del 24%, aumentando al 30-40% en las mujeres de mediana edad y hasta un 50% en mujeres ancianas. En el varón la prevalencia global es del 7%, pudiendo alcanzar en personas mayores de 65 años el 14-29% y llegando al 50% en mayores de 85 años institucionalizados en Centros Geriátricos.

La incontinencia urinaria aparece entre los 40 y 60 años de edad. En el 2007 había en España 2.200.000 personas con incontinencia urinaria, que aumentaron hasta los 6.510.000 en el 2009, confirmando que su incidencia es mayor en mujeres que en hombres.

En el caso de la incontinencia fecal, los estudios reflejan que es la segunda causa de ingreso en residencias geriátricas, que el 50% de los mayores institucionalizados la padecen y que es uno de los mayores problemas de salud en EE.UU. con un coste de 10,3 billones de dólares anuales.

Otros datos que remarcan el adjetivo de enfermedad “vergonzante” es el tiempo que tardan los afectados por este síndrome de incontinencia fecal en comunicarlo al médico, pasando unos 9 años desde la primera perdida. Esto puede justificarse por el miedo, ansiedad, perturbación y reclusión que estas patologías causan. Lo que les conduce a la pérdida de calidad de vida funcional, aislamiento social y a su vez hacia un síndrome depresivo y demencia.

Causas

Es importante señalar que el envejecimiento no es motivo por sí solo en ninguno de los casos.

La incontinencia urinaria puede estar causada por inestabilidad del músculo detrusor de la vejiga urinaria, que provoca la denominada vejiga espástica; por rebosamiento en la Hipertrofia benigna de próstata en los hombres o por consumo de fármacos como los Antidepresivos; por esfuerzo (tos, risa); por impactación fecal en edad avanzada y afectos de enfermedad de Alzheimer; anormalidades anatómicas; enfermedades del sistema nervioso central; vejiga flácida; cistócele, o por dolor neuropático o funcional. Mientras que la incontinencia fecal puede aparecer por causas quirúrgicas; obstétricas, traumáticas o anomalías anatómicas, por ingerir laxantes u otros medicamentos, por prolapso rectal completo, cáncer de recto o enfermedades del sistema nervioso central.

Tratamiento no farmacológico

Para poner el tratamiento adecuado es fundamental comunicar a su médico lo antes posible las pérdidas de orina y/o fecales.

Entre los tratamientos no farmacológicos ni quirúrgicos, se encuentra el rehabilitador mediante los ejercicios de Kegel, con la variante de las denominadas popularmente “bolas chinas” para mujeres, oclusores externos para hombres, conos vaginales, pañales absorbentes y programación de visita al baño.

Cabe destacar entre uno de los métodos más efectivos no farmacológicos la ELECTROESTIMULACIÓN, la cual se realiza mediante la estimulación por la aplicación de una pequeña y controlada corriente eléctrica en la musculatura que conforma el suelo pélvico. Este método es sencillo, indoloro y fácil de aplicar sin efectos secundarios. Una vez minimizada la Incontinencia urinaria y /o fecal se deben de realizar sesiones de Psicoterapia para afirmación del YO.

En breve, se comenzará a tratar este método junto al equipo médico de GERIATRIC XXI en la Clínica San Carlos, situada en la calle Doctor Creus nº1, 1ºC (Zaidín), por personal médico experimentado y ampliamente formado en estos síndromes denigrantes como los doctores D. Jorge Molina, Dña. Inmaculada de la Torre, D. Juan Antonio Almazán y D. Miguel Orozco. Profesionales a los que se sumará la colaboración de OXIMESA S.L, aportando personal sanitario y equipamiento.