Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Como cada tercer miércoles de noviembre, ayer se celebró el Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Una jornada organizada cada año por la Iniciativa Mundial contra la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (GOLD) en la que se intenta difundir una mayor comprensión de esta popular enfermedad, así como mejoras en atención a los pacientes. Entre los objetivos que tiene la Organización Mundial de la Salud, y que intentan calar entre la población a través de diversas actividades de prevención y control de enfermedades crónicas, se encuentran la creación de ambientes limpios no contaminados, la disminución del tabaquismo, la concienciación sobre las dietas sanas y saludables y la evitación del sedenterismo. Esta organización se encuentra a la cabeza de la Alianza Mundial de las Enfermedades Respiratorias Crónicas, entre diversas organizaciones y organismos, con el objetivo de reducir el número de casos de dichas enfermedades.

La EPOC consiste en la obstrucción persistente de las vías respiratorias y, a su vez, es la enfermedad crónica de pulmón más común en la sociedad y la segunda causa de incapacitación laboral después de las enfermedades cardiacas. De hecho, se cree que para el año 2030 se convertirá en la tercera causa de muertes a nivel mundial si no se hace nada para evitar que así sea.

Esta enfermedad de los bronquios se produce principalmente por la exposición al humo del tabaco y produce una pérdida de la función pulmonar acelerada. Según señalan los expertos, en España afecta al 10,2% de la población adulta mayor de 40 años, especialmente fumadores activos y pasivos.

Los dos trastornos en los que se manifiesta la EPOC son el enfisema y la bronquitis crónica. El primero de ellos consiste en un ensanchamiento de los alvéolos situados en el pulmón y la destrucción de sus paredes, mientras que la bronquitis crónica aparece en forma de tos persistente, que provoca esputos y que no es debida a una causa clínica como el cáncer de pulmón, sino a la dilación de las glándulas bronquiales. Estas dos enfermedades están tan ligadas entre sí que pueden aparecer simultáneamente. En ambas, la obstrucción del flujo de aire se puede revertir parcialmente con la utilización de fármacos broncodilatadores.

Oximesa, en apoyo a los enfermos de EPOC

En Oximesa, con sus servicios de Oxigenoterapia y demás terapias respiratorias domiciliarias, procuran a diario mejorar la vida de las personas que sufren estas patologías, aportándoles el oxígeno que les falta a sus pulmones y compensando esta enfermedad pulmonar.

La EPOC aparece con más frecuencia entre los hombres, en los que además tiene mayor mortalidad. También es más mortal en personas de raza blanca y obrera que entre trabajadores administrativos, ya que trabajar en ambientes altamente contaminados es, junto a fumar, el mayor factor externo que contribuye a su desarrollo. Los pacientes de esta enfermedad se exponen en mayor medida al riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, así como puede influir en el desarrollo de problemas cardíacos.

La única prevención existente para esta enfermedad es no exponerse a los factores de riesgo mencionados, por lo que es fundamental no fumar y tener un óptimo estado de salud general, así como hacer ejercicio y llevar una dieta sana.