Últimas Noticias

Cuando tomar más café no te quita el sueño
Categoría: LoMonaco

Cuando tomar más café no te quita el sueño

¿Eres de los que piensa que sin un café recién levantado no eres nada? Normal,  una sensación inmediata de bienestar tras el primer sorbo de café nos invade, ¡ahora sí que estamos listos para empezar el día! Sus efectos fisiológicos se hacen de rogar un poco más, y aunque el lapso es variable (depende de cada persona), normalmente a los 45 minutos se alcanza la máxima concentración en sangre.

Sus supuestos beneficios se dejan notar en nuestro cuerpo durante un largo período de tiempo (concretamente de 2 a 5 horas) ¿Qué ocurre cuando pasa dicho efecto? ¿Necesitas más “gasolina” para la máquina?

¿Qué significa la tolerancia a la cafeína?

Hay personas que no tienen suficiente con una taza de café por la mañana. De hecho, los cafeteros confiesan que ya no se conforman con el café de después de comer y el de media mañana: siempre necesitan más, y lo que es peor, parece que la cafeína ya no hace el mismo efecto.

Ciertos componentes son susceptibles de provocar tolerancia y dependencia, así como síndrome de abstinencia y es bien sabido que la cafeína es uno de ellos, aunque sin alcanzar los niveles de otras sustancias.

Hablaríamos de tolerancia cuando después consumir la misma dosis de una sustancia tras un período de tiempo, esta no hace el mismo efecto que al principio y además, para seguir obteniendo resultados, necesitamos elevar la dosis de consumo.

Efectos que produce la cafeína

La cafeína es una xantina, que podemos encontrar de manera natural en el té, el café, el mate y el guaraná. Su consumo inhibe los receptores de adenosina, implicada según algunos estudios, en el control de los ciclos sueño-vigilia. Además, como estimulante que es, nos hace sentirnos atentos, ágiles y notamos que discurrimos mejor.

¿La cafeína es buena o mala? Los excesos nunca son buenos, y con la cafeína y el café no iba a ser diferente, los efectos de la cafeína y el café son de diversos tipos y la cafeína tiene sus contraindicaciones: cuidado con superar determinadas dosis de café diarias (según los expertos entre 100 y 300 mg de cafeína es un consumo moderado, por encima de 500 mg, fatal), porque nuestro sueño puede verse seriamente afectado, además de sentirnos especialmente nerviosos y excitados.

Consumir más café no es la solución

Quizás estés atajando el problema por donde no corresponde. ¿Tienes mucho sueño cuándo te levantas? Revisa si estas robando horas a tu descanso nocturno y, si es así, beber más café no es la solución a tu estado permanente de modorra.

¿Y si no estás durmiendo tan bien como debieras? Lo ideal es revisar nuestros hábitos y si estamos llevando una adecuada higiene del sueño:

-Rutinas: intenta ir siempre a la misma hora a dormir, y levantarte a la misma hora.

-Controlar el ambiente de descanso: una temperatura e iluminación adecuadas, son fundamentales,  además cuida que tu dormitorio sea un lugar solo para dormir.

-Equipo de descanso: revisa el estado de tu cama (colchón, base y almohada). Asegúrate de que te está aportando un descanso de calidad.

-No realizar actividad física dos horas antes de ir a la cama.

-Acostarse inmediatamente después de cenar: es un factor que influye en la calidad de sueño, empeorándola.  

El cáncer de pene, un caso aparte

El cáncer se ha convertido en una de las principales enfermedades de la sociedad actual. Afecta a tantos órganos como tiene el ser humano y, aún con los avances de la ciencia médica, se sigue cobrando miles de vidas anuales. Los más usuales son el de mama, páncreas, cólon o pulmón. Pero también afecta a otras partes que hasta la fecha, no tienen apenas incidencia. El cáncer de pene es uno de esos casos raros, por así decirlo, un caso aparte.

Estos tumores en el pene apenas suponen un 1% de todos los cánceres en hombres, principalmente en el mundo occidental, aumentando este porcentaje hasta en diez veces (10%) en continentes como Asia. Cada año se diagnostican en torno a los 30.000 casos según la Organización Mundial de la Salud (OMS). La baja influencia, puede que sea una de las razones por las que todavía no se conocen las causas de su incidencia de forma exacta.

Hasta la fecha, uno de los componentes de los que se tiene constancia que puede potenciar la tumoración en el pene es la aparición del esmegma, sustancia que se ubica bajo el prepucio del miembro. Su proliferación puede aumentar por la falta de higiene y se ha demostrado que su influencia es mucho mayor en los hombres incircuncisos. Aún así, son conocimientos sobre un problema que por muy poca incidencia que tenga, deben de ser solucionados por la ciencia médica para el bien de aquellos que por desgracia, lo padecen.

¿Cuáles son los síntomas?

El cáncer peniano o cáncer escamocelular del pene, puede indicarse mediante la aparición de unos determinados síntomas. La úlcera indolora en el aparato reproductor o ciertas lesiones genitales-ampollas, pústula o nódulo (protuberancia dura)-, son algunas de los principales efectos que el tumor potencia en esta parte sensible del cuerpo humano masculino.

Éstas últimas, pueden deberse a diferentes causas pero las que más preocupan son aquellas provinentes de las Enfermedades de Transmisión Sexual(ETS). Además, la proliferación del tumor también puede venir provocada por verrugas que tienen un componente genético.

Tipos de tratamiento

Según la Cleveland Clinic Fundation, especializada en temas oncológicos, existen diferentes vías con las que paliar el avance del tumor, no la erradicación total. La quimioterapia, radioterapia y la cirujía, son las principales. Igualmente la bleomicina, el metrotrexato y cisplatino (antibióticos), suelen utilizarse para este tipo de tumor.

Con frecuencia, para los tumores más severos es necesario realizar una extirpación total del pene (penectomía total), con la creación de una abertura nueva en el área inguinal con el fin de permitir que la orina salga del cuerpo. Procedimiento que se denomina uretrostomía. Por tanto, un buen diagnóstico a tiempo así como una exhaustiva higiene del pene, reducen considerablemente la aparación del tumor. De hecho, según datos recogidos en Medline Plus (EEUU), primer portal de temas de salud internacional, con una buena prevención y detención del problema, la supervivencia llega al 65% con un tratamiento a cinco años.

 El pasado 25 de agosto un grupo de investigadores del Instituto Catalán de Oncología descubrieron que un virus provocador del cáncer de cuello de útero es también responsable del 50% de los casos de tumores en el pene. Esto viene a dilucidar que las actuales vacunas para combatir el Virus del Papiloma Humano (VPH), sirven para combatir el cáncer en el aparato reproductor masculino igualmente. Puede que sea uno de los avances que permita vislumbrar el camino por el que camina la posible paliación del mismo.