Estudian la posibilidad de usar Rayos X contra el cáncer

ESCANER_RET

La radiación generada por el Sincrotrón, un acelerador de partículas, podría tener una futura aplicación dentro del campo de la nanotecnología para curar el cáncer, según los responsables de un congreso científico sobre la materia.

Así lo ha indicado el presidente de este congreso, Alfredo Segura, que ha explicado que "en un futuro se espera que se puedan preparar unas nanopartículas con unas moléculas biológicas que tengan la función de encontrar la célula cancerígena, ligarse a ella y destruirla gracias a sus propiedades de absorber energía y aumentar la temperatura". Otro de los campos donde más recorrido tendrá esta tecnología, que puede crear "un láser de rayos X", es en la medicina genética al permitir "estudiar las proteínas y su estructura bioquímica" para conocer, a través de su codificación en el ADN, las razones por las que a veces no son capaces desarrollar ciertas funciones vitales.

La radiación sincrotrón también se utiliza en el área de microscopía para investigar el comportamiento de células a tiempo real, "ya que aporta la posibilidad de estudiar con muchísima más resolución objetos muy pequeños, tanto con resolución espacial como con resolución química y analítica". Estas investigaciones podrán practicarse dentro de pocos meses en España, cuando se inaugure el Sincrotrón español ALBA, en la provincia de Barcelona, "una instalación pequeña pero moderna y con muy buenas prestaciones" que estará al servicio de los cerca de 500 miembros de la Asociación de Usuarios de Radiación Sincrotrón de España.

"Hasta ahora ha habido muchos españoles trabajando en instalaciones de radiación sincrotrón aunque aquí no hubiera uno, pero han estado en Francia, Inglaterra, Alemania, Italia, y sobre todo en el sincrotrón europeo de Grenoble (Francia) desde 1992", ha añadido Alfredo Segura.

Las instalaciones de ALBA, que serán las protagonistas de la última jornada del congreso, contarán con siete líneas de investigaciones centradas en las propiedades de los rayos X en la difracción, absorción y dispersión "para el estudio de materiales amorfos e incluso tejidos vivos".

Otras líneas se centrarán en la "microscopía de los rayos X para el estudio de células y muestras biológicas, en el estudio de la fotoemisión para reacciones de catálisis" y en las posibilidades de esta tecnología en el campo de los materiales magnéticos.