El daño genético, nueva terapia contra el cáncer

CELULA_SINTETICA_RETOCADO

La letalidad sintética, un nuevo concepto en oncología molecular basado en incrementar el daño genético en células tumorales, con inhibidores de la reparación del ADN, se perfila como una nueva herramienta de lucha contra el cáncer, según se ha destacado en un encuentro internacional de Barcelona.

Más de 300 expertos mundiales en mutaciones genéticas y cáncer asisten en la capital catalana al 41 Congreso Europeo de Mutagénesis, en el que uno de los temas más debatido ha sido también la detección de agentes mutagénicos y su potencial de inducción al cáncer. El investigador Jordi Surralles, de la UAB, explica que la toxicología genética es de lo más novedoso en la oncología, y una de las partes que más aplicación tiene en la actualidad.

Esta especialidad estudia la capacidad de las sustancias del medio ambiente de ser tóxicas a nivel genético (genotóxicas), y de provocar mutaciones o cambios en el DNA, que es lo que hace que se generen tumores. Entre estas sustancias, según Surrallés, estaría el humo del tabaco, como una de las más conocidas, aunque en el medio a ambiente hay otras muchas que alteran el ADN. Para este investigador, actualmente en la investigación a nivel básico el reto está en entender cómo reaccionan las células, ya que introduciendo mutaciones en una célula tumoral se puede acabar matando el tumor.

Incremento de mutaciones

Ha recordado que, en definitiva, lo que hace la quimioterapia es incrementar las mutaciones de la célula que dan lugar al tumor, pero que los mecanismos de defensa de las células cancerosas dificultan su erradicación. En este sentido, ha remarcado que una de las líneas más novedosas en las que se trabaja para eliminar tumores es en el desarrollo de fármacos inhibidores de la reparación del DNA, y que ya hay uno que se ensaya en fase III, que parece que es eficaz contra un subtipo de cáncer de mama, el hereditario, que supone entre el 5 y el 10% de todos.

Ha remarcado que las personas con cáncer hereditario tienen un fallo genético, y este fallo es el que hace que las células tumorales, exclusivamente, sean susceptibles a estos inhibidores de la reparación. En el congreso también se estudian algunos síndromes con gran acumulación de mutaciones que predisponen al cáncer y que serían enfermedades denominadas raras, como la anemia de Fanconi, el síndrome de Bloom o el de Nijmeger, que son enfermedades en las que los niños ya nacen con daño genético.