Nuevo estudio para el tratamiento precoz de la ceguera por diabetes

CEGUERA_RETOCADO

El grupo de diabetes y metabolismo del Instituto de Investigación del Vall d'Hebron coordinará un consorcio europeo para investigar el tratamiento precoz de la retinopatía diabética, la principal causa de ceguera entre personas en edad laboral de los países desarrollados.

El proyecto -que arrancará a finales de este año- consiste en desarrollar un ensayo clínico controlado que intentará probar la efectividad de la somatostatina, un fármaco neuroprotector en los estadios iniciales de la enfermedad para prevenirla o retrasar su progresión. El principal objetivo de este consorcio europeo -formado por 18 socios de ocho países- es estudiar cómo incidir de forma terapéutica en la neurodegeneración de retina que se produce antes de la afectación microvascular y no esperar a estadios avanzados del problema en los que las opciones disminuyen y son más arriesgadas.

Esta investigación multicéntrica -con un coste de 6 millones de euros- impactará directamente en los pacientes, ya que puede suponer un paso importante en la prevención de la enfermedad y puede revelar un nuevo sistema de detección, y supondrá también un avance en la reducción de los gastos económicos de la detección de la enfermedad, por el número de visitas médicas y por las bajas laborales que produce.

Eficacia contra el edema macular diabético

En la misma línea, el centro barcelonés ha descubierto las bases moleculares por las que el fenofibrato es eficaz contra el edema macular diabético (EMD), y aunque la eficacia de este fármaco en la prevención de la retinopatía diabética y en el freno de su progresión ya estaba probado, nunca se había explicado ni el cómo ni el porqué. Precisamente, este descubrimiento da más seguridad a los especialistas a la hora de recomendar el uso de este fármaco -el único que ha mostrado efectividad por vía oral para esta patología-.

La retinopatía diabética es la principal causa de ceguera y pérdida de visión en los adultos con menos de 40 años en el mundo desarrollado y la patología más frecuente en los diabéticos. La padecen alrededor del 80% de pacientes con diabetes de más de 15 años de evolución.

Por otro lado, el edema macular, una de las alteraciones incluidas en la retinopatía diabética, es la principal causa de disminución de la agudeza visual en la diabetes tipo 2, que es el tipo de diabetes más frecuente. El edema macular es una enfermedad del ojo que consiste en la acumulación de líquido en la parte más sensible de la retina, la mácula, y sus síntomas característicos son la pérdida de visión, que puede manifestarse como una percepción distorsionada de las imágenes.