Dioptrías en la red

Ópticos y oftalmólogos advierten de los riesgos que conlleva para la salud ocular la tendencia, cada vez más en alza, de comprar las lentes de contacto en Internet

Tiene apuntada en la agenda el día exacto, junto a otras fechas importantes o ineludibles. Cada mes Verónica Vázquez repite el ritual de estrenar lentillas en la fecha prevista, ni un día antes ni un día después, porque asegura que es muy «responsable» con respecto a la salud de sus ojos. Hace casi un año que encontró el método infalible para no andar con retrasos ni tener que acudir a su 'óptica de cabecera' a la carrera y en el último minuto: la Red de redes.

Un estudio realizado por científicos norteamericanos apunta que cada vez son más los que, como esta joven pacense, recurren a Internet para asegurarse una remesa de lentes de contacto «a precio de ganga» y en un periodo de tiempo récord. Los ópticos-optometristas y oftalmólogos extremeños se muestran preocupados por la creciente difusión de esta práctica en nuestro región, ya que, aseguran, puede provocar serios problemas visuales.

La forma de vida actual en la que siempre priman las prisas y los atractivos precios de estos productos 'on line' son dos de los principales factores que explicarían la tendencia al alza de esta práctica que largo plazo puede suponer un riesgo potencial para la salud. Así lo indica el estudio publicado en el número del mes de enero de la revista Optometry: Revista de la American Optometric Association (AOA).

«Siempre andaba 'pillada' el último mes, llamando a la óptica a la última hora para encargarlas y sin encontrar el momento, porque por mi trabajo nunca tengo tiempo. Una amiga me contó que ella las compraba cada seis meses en una web especializada y decidí probar. Desde entonces he recurrido a este método. Las encargo, y una semana después, como mucho, una llamada me avisa el día antes de la hora a la estarán en mi casa. Así de fácil», argumenta Verónica.

No hay dos iguales

Manuel Muro Plaza, del Centro Internacional de Oftalmología de Extremadura, recuerda que no todos los ojos son iguales ni mantienen su estado a lo largo del tiempo: «No hay dos ojos iguales. Las lentillas son una herramienta magnífica pero hay que saberlas utilizar de una forma razonable porque pueden crear también muchos problemas oculares sino están convenientemente indicadas», asegura este oftalmólogo.

La falta de asesoramiento de un profesional en la etapa de adaptación a las lentes hace de estos pacientes 'virtuales' unos usuarios menos propensos a seguir los consejos recomendados para el cuidado de sus ojos, según la investigación. Así, el estudio reveló que un 86% de los usuarios de lentes de contacto que las adquirieron a través de un profesional recibieron anualmente un examen ocular completo. Pero sólo un 76,5% de aquellos que compraron sus lentes vía Internet se revisaron la vista regularmente. Los investigadores encontraron también que el 35% de los compradores online no revisaron si la prescripción era la correcta.

«Las consecuencias de un mal uso pueden ser graves, por ejemplo, una cicatriz en la córnea que puede ser permanente. Se trata de una conducta que no tiene sentido y que es comparable a la automedicación. Prescribirse las lentes por uno mismo es igualmente correr un riesgo innecesario», asegura el doctor Muro Plaza.

Desde el Colegio Nacional de Ópticos-Optometristas, el presidente de su delegación en Extremadura, Ricardo Fernández Carmena, señala que las autoridades sanitarias están teniendo dificultad para controlar este tema y opina que sería en todo caso su responsabilidad. «La venta de estos productos por Internet es ya de por sí ilegal, pero es que, además, los problemas derivados del mal uso los tienen que solventar en un centro sanitario al uso de manera que al final repercute en todos», añade.

Elementos dinámicos

Fernández Carmena aconseja a los consumidores que utilicen lentes que hayan sido prescritas y adaptadas por un óptico-optometristas y sólo si han recibido las correspondientes instrucciones de su utilización. «Una persona a la que yo le acabo de adaptar unas lentes mensuales y que ha recibido todas mis recomendaciones, dentro de seis meses, cuando viene a solicitar un nuevo recambio, yo tengo la obligación de realizarle un nuevo estudio para valorar como esta el ojo para hacer un seguimiento y una corrección, si hace falta», indica.

«Las revisiones son muy necesarias y cuando acudimos al oftalmólogo o al óptico no sólo pagamos el precio de las lentillas, sino también su asesoramiento. Conozco casos de gente que toleraba las lentes perfectamente el primer mes y que posteriormente desarrollan una reacción adversa. Es necesario, por tanto, una vigilancia, un mantenimiento», asegura Muro.

Los profesionales afirman así, que el mal uso de las lentes de contacto podría acarrear de hecho, problemas de visión o afectar a su calidad a corto, medio o largo plazo por lo que recomiendan una revisión al menos anual.

«Los ojos son para toda la vida y no merece la pena el ahorro que puedan lograr porque el precio puede ser demasiado alto. Hay que ahorrar en salud y no en dinero», sentencia el doctor Muro. Seguro que Verónica toma buena nota de sus recomendaciones.

Individualizar

Las lentes de contacto son productos sanitarios que entrañan cierto riesgo si no están prescritas y adaptadas por un óptico-optometrista. Aunque la visión sea excelente, la adaptación es fundamental, y consiste en:

Conocimiento: de la salud general y ocular del paciente.

Estado del ojo: cantidad y calidad de la lágrima, estado de los párpados y de la córnea.

Medida de la córnea: las lentillas tienen un grado de curvatura que debe ser adecuado al ojo portador.

Seguimiento: periódico para comprobar el proceso de acomodación y adaptación a las lentes de contacto.