¿Sabes lo que es el pterigium?

pterigium

Se trata de una anomalía ocular muy frecuente. Se conoce como “uña” o “palmera” aunque su nombre técnico es pterigion o pterigium. En la superficie ocular se encuentra la córnea y la conjuntiva. Entre la córnea y la conjuntiva hay un límite bastante marcado, con forma de circunferencia. Por dentro de ella encontramos la córnea que no tiene vasos sanguíneos y es transparente por lo que normalmente no la apreciamos (vemos el iris que está detrás). Por fuera de la circunferencia está la conjuntiva que tiene vasos sanguíneos y la vemos de color blanco. 

El pterigium lo vemos como una especie de “invasión”. La conjuntiva invade la córnea, es una punta de tejido conjuntival que avanza y crece desde la parte exterior de la córnea hacia el centro. Son células y vasos sanguíneos procedentes de la conjuntiva que se introducen, invaden y se colocan por delante de la córnea. Lo habitual es que sea una especie de “cuña” o triángulo con el vértice apuntando hacia la pupila. Como la córnea es invisible normalmente parece que se monta sobre el iris aunque realmente se localiza en la córnea.

TIPOS

El pterigiun puede ser grande o pequeño, ancho o estrecho, más o menos inflamado pero la forma es bastante característica. La gran mayoría de la veces lo vemos localizado en la parte interna del ojo (en la parte nasal). Siempre está en el eje horizontal, o viene por la izquierda o por la derecha pero nunca de arriba o abajo.

La lesión que finalmente da lugar al pterigium se llama pinguécula y consiste en una degeneración del tejido conjuntival que está a a la izuierda o a la derecha de la córnea. Se cree que se debe, por lo menos en parte, a la exposición solar. Muchas veces pasa desapercibida y se ve como un nódulo amarillento y algo elevado. Se puede tener una o dos pinguéculas y no tener síntomas nunca.

En la mayoría de los casos su crecimiento se autolimita y es realmente pequeño. A veces el pterigium puede ponerse rojo y producir irritación y molestias. Sólo para casos de inflamación importante o cuando crece peligrosamente hacia el centro de la córnea se trata quirúrgicamente ya que alteraría la visión.