Últimas Noticias

Dormir bien, necesario para rendir mejor
Categoría: Lo Monaco

Dormir bien, necesario para rendir mejor

En el seno de las empresas, se presta cada vez mayor atención al dormir bien, como pieza clave para el éxito laboral y los resultados finales. Las empresas se han concienciado que el sueño mejora la toma de decisiones en general y por ende la toma de decisiones complejas en nuestro trabajo.

La importancia de un buen descanso

En un mundo cada vez más conectado, las empresas esperan que sus trabajadores sean creativos y estén siempre en guardia para cualquier problema que pueda surgir.

Hay numerosos estudios que demuestran que dormir bien es beneficioso para diferentes funciones cerebrales, las empresas se han dado cuenta que cuando los empleados están descansados, su capacidad de innovar y creatividad, aumenta.

Un estudio demostró que un sueño reparador genera nuevas percepciones dando a los sujetos casi el doble de probabilidad de descubrir una solución creativa a los problemas. Además existen evidencias que demuestran que una siesta durante la tarde, puede ayudarnos a realizar nuestro trabajo de una manera eficaz.

 Desde una investigación de la Universidad de California (San Francisco), advirtieron el año pasado que no tener un sueño de calidad, puede hacer que caigamos enfermo. Por ejemplo, descubrieron que las personas que duermen menos de de 6 horas diarias, tienen cuatro veces más probabilidad de resfriarse.

Conductas claves que mejoran tras una noche de sueño

Con un sueño reparador podríamos conseguir adoptar los comportamientos que resultan claves para ser un líder:

Apoyamos a los demás

En un estado de privación del sueño tendemos a expresar los sentimientos de un modo y con un tono de voz más negativos. Además, pareces ser que es poco probable que la gente que no ha dormido lo suficiente confíe plenamente en otra persona.

Los resultados son nuestra meta

Para que los buenos resultados sean nuestra meta (profesional y personal) hay que estar atentos y evitar distracciones. Por ello varios estudios demuestran que con tan solo 6 horas de sueño la persona tiene la percepción equivalente a si tuviera un 0.05% de alcohol en sangre, multiplicándose por dos cuando la persona solo duerme 4 horas.

Mejora nuestra capacidad de toma de decisiones

Cuando se nos priva de un buen descanso, no somos tan rápidos e incluso tareas sencillas y mecanizadas como responder e-mail, suelen resultar difíciles y tediosas.

Un ejemplo curioso: la empresa Aetna

En la empresa estadounidense se han percatado sobre la importancia de la falta de sueño en sus empleados que ha creado un programa de recompensa por dormir (al menos) siete horas.

Los empleados de Aetna que participan registran su sueño a través de unas sencillas pulseras que llevan instaladas en su muñeca, lo cual permite motorizar su sueño.

Se ha demostrado que el sueño, mejora la toma de decisiones, la ciencia avala el mito de “las decisiones importantes hay que consultarlas con el colchón”, y que mejor que hacerlo con un colchón de Grupo Lo Monaco.

Nuevos tratameintos contra el colesterol

Problemas cardiacos, ateroesclerosis, hipertensión arterial, son algunos de los desencadenantes que puede producir una alta concentración de colesterol. Hasta la fecha no se sabía muy bien la incidencia de los factores de riesgo así como de los tratamientos para su paliación más rápida. Pero parece que las cosas van cambiando.

Investigadores de la Universidad de Heidelberg en Alemania y el Laboratorio Europeo de Biología Molecular han identificado 20 genes que participan en el proceso de regulación del colesterol. El descubrimiento, que se publica en la revista 'Cell Metabolism', podría conducir a nuevos tratamientos para las enfermedades asociadas al colesterol.

Según explica Heiko Runk, de la Universidad Clínica de Heidelberg y responsable del trabajo, "este descubrimiento podría abrir nuevas vías para el diseño de terapias dirigidas por ejemplo a buscar moléculas pequeñas con impacto sobre estos genes".

Los niveles elevados de colesterol en el flujo sanguíneo son un importante factor de riesgo para la aterosclerosis y la enfermedad cardiaca coronaria, una de las principales causas de mortalidad en los países desarrollados.

A pesar de ello, el colesterol es un importante componente celular ya que el 90% se encuentra dentro de las células, donde es inofensivo. Los niveles de colesterol en sangre son en parte regulados por la absorción del colesterol que realizan las células desde el flujo sanguíneo.

Los investigadores dejaron sin colesterol a células humanas aisladas y después examinaron el genoma para descubrir genes que reaccionaran a los cambios en los niveles de colesterol mediante la alteración de su expresión. Este método identificó cientos de genes que podrían participar en la regulación del colesterol.

Para comprobar qué genes estaban realmente participando en este proceso, los científicos utilizaron una técnica llamada ARN de interferencia que desactivó a cada uno de estos genes candidatos. Con un microscopio observaron luego el efecto de la desactivación de estos genes sobre la captación de colesterol y la cantidad total de colesterol dentro de las células.

Asociación con el metabolismo

De los 20 genes que los investigadores identificaron por su participación en la regulación del colesterol, 12 eran ya conocidos. El resto se conocían por su asociación con el metabolismo de los lípidos, como la descomposición de la grasa, incluyendo dos genes que cuando mutaban podían causar enfermedad cardiaca pero que sólo ahora se descubría que participaban en la movilización del colesterol a las células.

Los científicos intentan ahora descubrir exactamente cómo los nuevos genes regulan los niveles de colesterol dentro de las células así como examinar a pacientes para descubrir si estos genes, o las alteraciones en ellos, constituyen factores de riesgo e investigar si podrían convertirse en dianas farmacológicas.

El descubrimiento podría ayudar a combatir no sólo la enfermedad cardiaca sino también otros trastornos ya que uno de los genes identificados parece influir en la conducta de NPC1, una proteína implicada en la enfermedad neurodegenerativa de Niemann-Pick.