Tomar Omega 3 cada día es imprescindible para nuestra salud

Los especialistas en nutrición infantil aseguran que es fundamental comenzar a tomar Omega 3 durante el embarazo para garantizar una formación adecuada del cerebro y la retina del bebé. Expertos nacionales e internacionales consideran que estos ácidos grasos poliinsaturados son el mejor instrumento para prevenir ictus e infartos prematuros. Estudios científicos detectan carencias de estos nutrientes básicos en la dieta de los españoles y advierten de sus consecuencias en nuestra salud.

 

Estas conclusiones se han puesto de manifiesto durante la jornada 'Beneficios y Aplicaciones de los Omega 3 en la Salud en Diferentes Etapas de la Vida', organizada por la UCAM (Universidad Católica de Murcia) y el Instituto Puleva de Nutrición.

La alimentación durante el embarazo está directamente relacionada con el desarrollo del feto y la salud del bebé tras el nacimiento. Ingerir las cantidades adecuadas de Omega 3 es imprescindible para el niño tal y como ha detallado el doctor Juan Antonio Ortega, pediatra del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca durante la Jornada Beneficios y Aplicaciones de los Omega 3 en la Salud en Diferentes Etapas de la Vida, organizada por la Universidad Católica de Murcia y el Instituto Puleva de Nutrición.

El doctor Ortega ha asegurado que el nacimiento prematuro se asocia a un déficit de Omega 3 DHA a nivel cortical del feto.La carencia de estos ácidos grasos durante el embarazo es una de las principales preocupaciones de los expertos que han participado en esta jornada y que han explicado las graves consecuencias que pueden tener en la posterior salud del niño.

Por su parte, Rosa María Ortega, catedrática en nutrición en la Universidad Complutense de Madrid, ha destacado que el consumo de estos nutrientes durante el embarazo y la lactancia mejora el coeficiente intelectual del menor, su capacidad de aprendizaje y la memoria.

 

LOS OMEGA 3 EVITAN EL DETERIORO DE NUESTRO CORAZÓN Y NUESTRO CEREBRO

Estos ácidos grasos no sólo son necesarios durante la gestación y la infancia. Durante toda la vida juegan un papel fundamental en la mejora de nuestro corazón y nuestro cerebro. Por su parte, el doctor Francisco Pérez del Hospital Reina Sofía de Córdoba ha explicado durante su ponencia que estos nutrientes cuentan con un efecto dilatador y antiinflamatorio que favorece la circulación en las arterias y por tanto reduce el estrés del corazón y las posibilidades de sufrir arritmias.

En el caso del cerebro, la doctora Carmen Sánchez, jefa de sección UCI en el Hospital Reina Sofía de Murcia, ha citado dos estudios científicos que demuestran que las carencias de Omega 3 pueden afectar al tamaño y a las funciones del corazón. Según Sánchez, las enfermedades relacionadas con la vejez pueden verse paliadas con la ingesta de estos ácidos grasos poliinsaturados.