Migrañas, síntomas y tratamientos

Migrañas

Los neurólogos especializados definen a la migraña como un trastorno con base en el cerebro, cuyos síntomas pueden comenzar un día antes del inicio del dolor de cabeza, y cuyos efectos se extienden durante horas o días. Son muchas las personas que confunden los episodios de migrañas con el típico dolor de cabeza pasajero, sin embargo, las migrañas tienen unos síntomas que las diferencia claramente:

  • Presencia de un 'aura' o síntomas visuales, antes de un episodio de dolor de cabeza intenso. La persona experimenta percepciones visuales tales como flashes luminosos, chispas, líneas en zigzag y hasta la pérdida temporal de la visión. 
  • Hormigueos en el cuerpo o en un parte del mismo.
  • Hipersensibilidad auditiva. Cualquier ruido, por pequeño que sea, molesta. 
  • Hipersensibilidad luminosa. La luz del día se vuelve molesta, razón por la que se prefiere descansar en la oscuridad.
  • En casos extremos, presencia de náuseas y vómitos.

Las migrañas suelen cursar con estos sintómas aunque también hay personas que las padecen sin síntomas acompañantes. Por lo general, los episodios de migrañas suelen ser crónicos, con repeticiones durante varios días al mes, y también suele presentarse en las mujeres junto al ciclo menstrual. 

El tratamiento de la migraña, como el de cualquier dolor debe abordarse de forma individual por el médico, quien ofrecerá una respuesta acorde a la necesidad del paciente y al momento de la enfermedad. Su médico además, seguramente le ofrezca tratamientos preventivos -si el diagnóstico es crónico-, y le indicará cómo afrontar los episodios de crisis en su hogar. La mayoría de estos tratamientos se basan en cumplir con unos hábitos saludables en cuanto a alimentación y actividad de las personas que las padecen. Cuando el dolor es muy intenso y le incapacita para la realización de cualquier actividad, se recomienda un tratamiento de urgencia que deberá recibir en su Centro de Salud.

Cuando los tratamientos preventivos no evita que aparezcan migrañas frecuentes incapacitantes, puede ser útil tomar medicamentos todos los días para prevenirlas. Estos fármacos preventivos ayudan a las personas que ya están tomando habitualmente analgésicos u otros antimigrañosos y necesitan reducir su uso.  Existe un amplio consenso en el uso de fármacos, de eficacia probada en el manejo de la crisis. A corto plazo alivian el dolor, si bien presentan contraindicaciones, afectan al hígado y cuanto más emplees estos analgésicos y antiinflamatorios, mayor será la sensibilidad ante futuros episodios de migrañas.