Aceite de oliva o aceite de coco, ¿cuál nos conviene más?

Todos sabemos que la Dieta Mediterránea tiene importantes beneficios nutricionales para nuestra salud, ya que se basa en la ingesta de alimentos naturales. El aceite de oliva, como base de esta dieta, no puede ser para menos. Sin embargo, aunque este aceite es la principal fuente de grasa vegetal y el ingrediente estrella de muchos platos, no se trata del único aceite que nos proporciona valiosos beneficios. Existen muchos otros como el aceite de coco que merecen ser conocidos a profundidad para disfrutar de todas sus propiedades.

Aceite de oliva, el oro líquido por excelencia

Del aceite de oliva cabe destacar su interesante composición, que se basa en un alto contenido en grasas insaturadas y monoinsaturadas, que se diferencian por tener un doble enlace en su estructura y por ser líquidas a temperatura ambiente. Este tipo de grasas disminuyen el colesterol plasmático y favorecen la formación de compuestos con acción antiagregante y vasodilatadora que impide la formación de coágulos sanguíneos y aumenta el diámetro de venas y arterias.

Los tres principales componentes del aceite de oliva, la vitamina E y gran antioxidante, el ácido oleico y los polifineloles lo convierten en la alternativa perfecta para mantener una salud de hierro.

El ácido oleico, como grasa insaturada, tiene la gran función de ayudarnos a mentener los niveles de colesterol en sangre. Propiedad a tener especialmente en cuenta en personas que padecen una enfermedad cardiovascular o que corren el riesgos de sufrirlas. Además, es antioxidante, agente antienvejecimiento, anticancerígeno y mejora las funciones metabólicas, muy útil en deportistas.

Cuando practicamos ejercicio o hacemos esfuerzos, nuestro cuerpo consume oxígeno y libera radicales libres que generan un estrés oxidativo que puede dañar las células. Uno de los nutrientes que mejor lucha contra esto es la vitamina E, también presente en el aceite de oliva y muy beneficioso para el sistema cardiovascular. Además, el aceite de oliva repone el cuerpo tras una actividad deportiva y ofrece una energía natural que activa a la vez que relaja el sistema nerviosos tras los entrenamientos.

Por último, los polifenoles actúan como antioxidantes y prevén enfermerdades cardiovasculares y metabólicas. Así mismo, una dieta rica en polifenoles nos ayuda a reducir procesos inflamatorios y conseguir que podamos recuperarnos más fácilmente después de un esfuerzo.

Como ocurre con todos los alimentos saludables, se deben tener en cuenta las cantidades de aceite de oliva que ingerimos ya que aporta 9 kilo calorías por gramo. Se trata, por tanto, de un súper alimento, pero siempre que se consuma en su justa medida.

¿Por qué probar con el aceite de coco?

Al contrario que ocurre con el aceite de oliva, el de coco es una grasa saturada que se extrae de la pulpa de los cocos. Se trata de un aceite rico en ácido laúrico, trigicérido con grandes propiedades para nuestro organismo y precursos de la monolaurina, importante en el sistema inmunológico.

Pero las grasas saturadas presentes en este aceite de coco no son como las del resto de alimentos, dado que la mayoría de alimentos contienen ácidos grasos de cadena larga, mientras que el aceite de coco contiene triglicéridos de cadena media que pasan desde el tracto digestivo directamente al hígado para convertirse en fuente de energía o ser transformados en cuerpos cetónicos.

Respecto a la saturación de la grasa, la del aceite de coco es más resistente a la oxidación por temperatura que la del aceite de oliva. Esto conlleva que a la hora de cocinar el aceite de coco sea la opción más atinada debido a que resiste mejor que el aceite de oliva. ¿A quién no se le ha quemado el aceite de oliva, se le ha oscurecido el plato o ha estropeado su sabor? Este cambio en la oxidación produce radicales libres que pueden ser dañinos para la salud.

Si lo que buscamos es perder peso, diversos estudios han demostrado que el aceite de coco es más beneficioso para este fin y que ayuda a reducir el tamaño de la cintura, ya que reduce la grasa abdominal. Estas cualidades se sustentan en que su ingesta aumenta la quema de grasas y reduce el apetito gracias a los triglicéridos de cadena media.

 

Dado que ambos aceites proporcionan distintos beneficios para el organismo, ambas deben ser ingeridas de manera moderada y en su versión virgen para conseguir una alimentación de calidad.

En las tiendas especializadas como Masmusculo puedes encontrar aceite de coco totalmente natural y repleto de propiedades para la salud. Descubre más aquí