El mejor plan de entrenamiento para perder grasa

Marcarse como meta perder grasa corporal, de una forma saludable, no sólo es cuestión de ingerir un menor número de calorías, también es fundamental aumentar la quema de las mismas. Para conseguir unos buenos resultados y alcanzar esta meta, nada como orientar correctamente tu entrenamiento. Un plan de entrenamiento dirigido a quemar grasa debe, por un lado, producir un gasto calórico significativo, y por el otro, elevar el gasto metabólico.

Gasto calórico alto

De entre todos los ejercicios para ponerse en forma, los más indicados para quemar la grasa sobrante son claramente los cardiovasculares, especialmente aquellos donde se movilicen la mayor cantidad de masa musculas posible y produzcan un nivel bajo de fatiga. Esto podemos encontrarlo, por ejemplo, en medios sin impacto donde se movilice tanto el tren inferior como el superior. Algunos ejercicios que cumplen con estas premisas son el remo, la elíptica o la natación. 

Una vez determinados los ejercicios a desarrollar, es importante conocer cuál es la duración e intensidad adecuada para metabolizar los depósitos de grasa como combustible energético.

Tiempo de actividad

Para que nuestro metabolismo acceda a las reservas de grasa que deseamos disminuir, se deben agotar significativamente las reservas de glucógeno. A raíz de agotarse poco a poco éstas, el organismo tiende a obtener de forma progresiva la energía a través de la degradación de ácidos grasos. Por este motivo, cuanto más dure el ejercicio, más participarán las grasas como suministro energético. Es decir, un ejercicio superior a 40 minutos accederá de forma más significativa a las reservas de grasa. La intensidad dependerá del nivel de condición física de cada uno. Las personas más entrenadas deberán seleccionar intensidades moderadas elevadas, mientras que aquellas con una menor capacidad aeróbica deberán realizar ejercicios de baja a moderada.

Mayor gasto metabólico
Además del tiempo de actividad, otra cuestión relevante es la de conseguir que nuestro organismo mantenga un consumo calórico elevado. El responsable de esto es el tejido muscular, por lo que los músculos más activos generan un mayor coste metabólico, incluso en reposo.
Un entrenamiento que combine medios y métodos evitará las sobrecargas propias de realizar el mismo gesto o actividad repetidamente, y además, será un entrenamiento más ameno y motivador.
Además de mantener los músculos activos, algunos suplementos termogénicos ayudan considerablemente a acelerar el metabolismo, por lo que serán un gran apoyo para alcanzar el objetivo de quemar grasa. Estos suplementos, que pueden encontrarse en tiendas especializadas como MasMúsculo, contienen sustancias estimulantes como la cafeína, el té verde o la guaraná que aumentan la temperatura corporal y, por lo tanto, provocan una mayor quema de calorías.

Programas de fuerza

Para complementar un entrenamiento cardiovascular para perder peso, pueden realizarse programas de fuerza-resistencia en los que se seleccionen ejercicios de grupos musculares en forma de circuito y con cargas moderadas, donde se sienta cierta fatiga muscular con 15 o 20 repeticiones.

Además de estos programas, otra alternativa interesante por sus demostrados resultados, son las clases colectivas como el ‘body-pump’, en las que se manejan pesos libres.
Para favorecer la obtención de energía a través de los depósitos de grasa, es conveniente que situemos el entrenamiento de fuerza antes que el cardiovascular. De tal forma, se conseguirla, por una parte, agotar las reservas de glucógeno mucho antes para acceder de forma más rápida a las de grasas en el entrenamiento cardiovascular posterior, y por otra, que el entrenamiento de fuerza provoque una descarga hormonal de catecolaminas que intervienen positivamente en la obtención de energía a través de la degradación de los depósitos de tejido graso.

En casa también es posible

Ponerse en forma y quemar grasa no es una meta que únicamente pueda conseguirse encerrándose en un gimnasio. Empezar ejercitándose desde casa es una muy buena forma de comenzar a cuidarse.

Existen ejercicios específicos que pueden practicarse en el hogar y que están especialmente destinados a perder grasa corporal, estos son; las sentadillas, las zancadas, los fondos, los tríceps y los abdominales.

 

Siendo constante y realizando al menos dos veces a la semana estos ejercicios, muy pronto comenzarás a sentirte mejor, más activo y más saludable. Además, la notable pérdida de grasa que conllevan todos estos tips, será la mejor motivación para no darse por vencido antes de alcanzar la meta marcada.