La importancia de la grasa en la dieta

Cuando pensamos en hacer dieta o en llevar una vida fitness, lo primero que se nos viene a la cabeza es la idea de eliminar la grasa de nuestra alimentación. Sin embargo, existen muchos tipos de lípidos o grasas, y algunos de ellos con importantes funciones en nuestro organismo.

Tipos de lípidos

Los ácidos grasos son necesarios para un correcto funcionamiento celular, no obstante, hay que tener claro que no todos los tipos que existen son beneficiosos para el organismo.

La división más generalizada de tipos de grasas se hace en dos grupos: Grasas saturadas y grasas insaturadas, diferenciadas, principalmente, por la manera en la que afectan al organismo debido a que cada una está compuesta por una estructura química diferente.

Ambos tipos están constituidos por una molécula de glirecol unida a tres ácidos grasos, formando una cadena compuesta por átomos de hidrógeno, carbono y oxígeno. Sin embargo, las saturadas, que se encuentran fundamentalmente en alimentos de origen animal como carnes o derivados, además de en aceites como el de palma o el de coco, están formadas por una cadena con el máximo número posible de átomos de hidrógeno y sin ningún enlace doble. Esto conlleva que se forme una cadena más compacta, lo que hace que este tipo de lípidos sea sólido a temperatura ambiente, a diferencia de las grasas insaturadas, que a esta misma temperatura se muestran líquidas.

Diversos estudios han demostrado la importancia de reducir el consumo de las grasas saturadas, ya que pueden aumentar el colesterol LDL, o colesterol malo, así como los triglicéridos o el riesgo cardiovascular. Además, su consumo desmesurado puede favorecer la obesidad y el sobrepeso, al igual que hipertensión arterial.

No obstante, otros estudios demuestran que este tipo de grasas tienen funciones biológicas muy importantes. Por ejemplo, el ácido butírico interviene en la prevención del cáncer y en la expresión de genes. Por otra parte, el palmítico actúa en la regulación de hormonas, y éste, junto al mirístico, participan en la función inmunitaria. Además, al igual que todas las grasas, actúan como vehículo de las vitaminas A, D, E y K.

En cuanto a las grasas insaturadas, conocidas como ‘grasas buenas’ por su capacidad para reducir el colesterol en sangre, podemos diferenciar dos tipos; las grasas monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Las primeras se encuentran, por ejemplo, en el aceite de oliva, los frutos secos, los aguacates y sus aceites. Mientras que las poliinsaturadas las encontramos en aceites de pescado, girasol, maíz o soja, y destacan por las propiedades de sus subtipos, la grasa omega 6 y grasa omega 3.

Ácidos esenciales: ácido linoleico y ácido alfa-linolénico

El ácido linoleico es una grasa perteneciente a la familia del omega-6, mientras que el ácido alfa-linolénico es de la familia omega-3, y ambos tienen la particularidad de ser necesarios para el crecimiento y el desarrollo, así como para mantener una buena salud. Además, como no pueden ser sintetizados en el organismo, deben ser obtenidos a través de la dieta. En las tiendas especializadas de MasMusculo, situadas en Granada, podrá encontrar una amplia gama de suplementos esenciales para el correcto funcionamiento del organismo, necesarios para el establecimiento de una dieta sana y completa. De igual modo, si necesitas adquirir cualquier tipo de suplemento para incrementar la ingesta de ácidos grasos en tu dieta, puedes encontrarlos en esta página web.

Respecto a los ácidos grasos omega-3 y omega-6, cabe destacar que son componentes muy importantes de las membranas de las células y precursores de muchas otras sustancias del organismo, como las que regulan la presión arterial o la respuesta inflamatoria. Además de protegernos de las enfermedades cardiacas y tener efecto antiinflamatorio, existe un interés creciente en el papel que pueden tener estos ácidos en la prevención de la diabetes y en determinados tipos de cáncer.