Quema grasa de forma natural con L-Carnitina

Cuando perseguimos la meta de bajar peso o eliminar los depósitos de grasa acumulados en el organismo, a menudo buscamos fórmulas mágicas o dietas milagro que no requieran un gran esfuerzo por nuestra parte y cuyos resultados sean inmediatos. Sin embargo, este tipo de dietas, además de que por norma general no funcionan, generan un efecto rebote perjudicial para nuestra salud y nada favorable para nuestro objetivo de eliminar grasa.

En esta búsqueda de la fórmula infalible quema grasas nos topamos con la L-Carnitina. Este popular suplemento está consiguiendo una gran reputación en la sociedad por sus múltiples beneficios. La L-Carnitina es una molécula fabricada por nuestro propio cuerpo para quemar grasa a partir del aminoácido lisina y la vitamina C. Además, también está presente en algunos alimentos, especialmente en la carne.

 

En nuestro organismo, esta molécula tiene la tarea de colaborar con los ácidos grasos de cadena larga para ayudarles a atravesar la membrana mitocondrial y así convertirse en energía en el interior de las células. Es decir, la carnitina se encarga de que se almacene menos grasa enviando más ácidos grasos a las mitocondrias.  De forma paralela, se aumenta el rendimiento físico y se aumenta la masa muscular. Unas propiedades muy atractivas para deportistas y culturistas, que a menudo recurren a ella para incrementar su desarrollo físico. 

Además de esta función, la L-carnitina aporta otras propiedades beneficiosas como la mejora de las funciones cardiovasculares, producida por un mayor rendimiento del corazón y la eliminación del colesterol LDL, o colesterol malo.

Para crear las condiciones óptimas para que esta molécula ejercite su labor, es recomendable seguir una dieta baja en grasas, ya que la L-carnitina únicamente captura grasas cuando el cuerpo requiere energía y no existe glucosa en sangre ni glucógeno. Por esto, también resulta importante llevar a cabo una rutina de ejercicio físico, al menos el suficiente para que nuestro cuerpo necesite un aporte extra de energía.

Actualmente, la L-carnitina puede encontrarse en farmacias, herbolarios o tiendas especializadas como MasMúsculo, donde puede adquirirse en todos sus formatos.

En cuanto a la dosis, se recomienda una diaria de entre 2 y 4 gramos. Un estudio presentado por el NCBI (National Center for Biotechnology Information) pudo demostrar que las personas que habían tomado al menos 4 gramos de L-carnitina al día, habían aumentado un 21% la cantidad de esta molécula en los músculos. Por lo tanto, dichos sujetos obtenían un mejor rendimiento deportivo y una fatiga menor a raíz de aumentar su capacidad de transportar una mayor cantidad de grasa a las mitocondrias.