El running de noche influye en nuestro ritmo circadiano

Hay una duda constante que tienen los corredores ¿si hago running de noche, afectará a mi sueño? Podríamos sospechar que practicar deporte al final del día, no beneficia nada nuestro descanso nocturno ¿estamos en lo cierto?

 

La calidad del sueño nocturno, fundamental a la hora de correr

Mientras dormimos nuestro cuerpo se regenera, aumenta el riego sanguíneo hacia el sistema muscular y se liberan las tensiones acumuladas, las células se oxigenan, preparándose así para afrontar el día siguiente. Además, se regenera el líquido intervertebral, necesario para la flexibilidad de la columna, etc.

Esta recuperación es vista por técnicos deportivos y personal especializado que trabaja con deportistas de élite, como fundamental, por eso para rendir bien como runner hay que dedicar tiempo a un buen descanso nocturno.

Un estudio publicado en Sleep y llevado a cabo por la Universidad de Standford, demostró una relación positiva entre dormir más horas y un mejor desempeño en los diferentes deportes practicados. Robar horas al sueño para practicar deporte, no sería una opción recomendable. Sin embargo, en ocasiones forzamos la hora de irnos a la cama, por practicar deporte a última hora del día.

¿Cómo influye el ritmo circadiano del sueño en nuestro sueño nocturno?

Como ritmo circadiano (o ciclo circadiano) se entiende como una especie de “reloj” interno, que indica a nuestro cuerpo el momento del día en el que estamos. Este es controlado milimétricamente a través de un sistema hormonal, por lo que se logra que el cuerpo realice estos procesos de vigilia y sueño en ciclos aproximados de 24 horas.

No obstante, a pesar de ser un mecanismo más o menos preciso, se dan factores en nuestro entorno que pueden alterar el funcionamiento de los ciclos circadianos. Por ejemplo, alterar las rutinas de sueño o sobreexponernos a la luz (cada vez más habitual en la era moderna en la que vivimos), influyen en la desincronización del reloj biológico.

Correr de noche y descansar bien ¿es posible?

Es más que sabido que lo ideal es dormir 8 ó 9 horas al día, y en unos horarios en la medida de lo posible regulares.

Habría que prestar también atención a la intensidad del ejercicio (suficiente para implicar que el cuerpo se active, pero justa para evitar el dolor muscular cuando terminamos). Podría suceder que el dolor muscular dificulte el inicio del sueño y provoque una mayor cantidad de despertares.

Además correr por la noche, supone una activación del cuerpo, y esta sobreexcitación, interfiere en el sueño, por lo que no es conveniente ni nada recomendable realizar ejercicio unas dos horas antes de dormir.

 

La superación personal no sólo viene de la mano del running. No podemos olvidar que descansar es un triunfo para el cuerpo y la mente. Un colchón que se adapte a la curvatura de la espalda, de firmeza media y adecuado a las características físicas de cada uno, seamos como seamos, es una condición necesaria para lograr un dormir bien cada noche. 


LoMonaco

LoMonaco

Calle Asima s/n Polígono Industrial Asegra
18210 Peligros - Granada Tlf.: 902 46 11 46
www.grupolomonaco.com

Publicidad