Cuál es el mejor colchón para personas mayores

Dormir bien es importante en cualquier etapa de la vida, sin embargo muy a nuestro pesar, a medida que vamos cumpliendo años y entramos en la tercera edad, el descanso se va deteriorando. El sueño, como función fisiológica, responde a un patrón determinado, que empieza su declive en la senectud. En este período, el sueño varía con respecto a la etapa anterior y disminuye en número de horas, además, las características de las fases también son diferentes.

Los ancianos suelen ir a la cama temprano, sin embargo el tiempo entre que se acuestan y realmente se quedan dormidos, es mayor que el que tardaría un adulto joven. Las fases se acortan, el sueño es fragmentado, lo que hace que no se produzca ese descanso reparador, tan necesario para el desempeño cotidiano.

¿Por qué es tan difícil conciliar el sueño en la tercera edad?

La vida cotidiana es muy diferente cuando se llega a esta etapa y en el día a día del anciano, puede haber acontecimientos que causen estrés constante: muerte del cónyuge, hospitalizaciones, cambios de residencia, sensación de soledad, ausencia de ocio etc.

Por norma general, la higiene del sueño suele ser deficiente, durante el día, no se consiguen lograr el nivel de actividad deseado, durmiendo a lo largo día más de lo recomendado, lo que repercute en el descanso nocturno.

Algunos autores apuntan a causas biológicas como el origen de los trastornos de sueño en la tercera edad. La serotonina, fundamental en el control del sueño profundo no REM y la noradrenalina implicada en el sueño REM (Jouvet, 1972), junto con la acetilcolina, se encuentran a bajos niveles en ancianos. Por otro lado, ciertas enfermedades típicas de la vejez como demencias, apnea, síndromes de piernas inquietas etc. llevan asociadas la pérdida de sueño. Además cierta medicación que se prescribe en la tercera edad, tiene entre sus efectos secundarios el padecer insomnio.

Combatir el insomnio en la tercera edad

Una higiene del sueño adecuada es fundamental para atajar el insomnio y más que nunca en esta etapa de la vida. Por eso no puede pasarse por alto el establecer horarios regulares para ir a la cama y para levantarse, evitar ingesta elevada de cafeína durante el día y dormir sólo una siesta al día y de no más de 30 minutos.

¿Sirven los remedios caseros para dormir?

 Los remedios caseros para dormir mejor, son un tema recurrente en el repertorio de nuestras abuelitas y quizás algunos parecen funcionar. Por ejemplo, un vaso de leche templada o una infusión (sin teína) antes de ir a la cama, reconforta el estómago e induce a cierto estado de relajación. Otro clásico, contar ovejitas puede llegar a tener sentido, para distraer la mente y olvidarnos de las preocupaciones.

¿Cuál es el mejor colchón para la tercera edad?

Además de todo lo añadido, para disfrutar de un buen sueño, se necesita un buen colchón: una superficie flexible y adaptable, que no cree puntos de presión, que facilite la circulación sanguínea y que no dificulte la libertad de movimientos. Otro punto a tener en cuenta a la hora de elegir el mejor colchón es la capacidad del producto para facilitar una temperatura constante durante el sueño.

El Colchón CRIOLÁTEX® ECO10® de LoMonaco proporciona una adaptabilidad perfecta, una firmeza media real y un soporte progresivo punto a punto. Además este colchón de látex evolucionado, aporta una temperatura, transpirabilidad y suavidad únicas mientras dormimos. Confía en Lo Monaco en esta época dorada de tu vida, y convierte tu sueño en un verdadero descanso.