¿Sabes por qué tienes sacudidas mientras duermes? Nosotros tampoco

Has tenido un día muy duro y lo único que llevas pensando desde que llegaste a casa es ir a la cama. ¿Has sufrido alguna vez un espasmo justo cuando te estabas quedando dormido? Si tu respuesta es sí, entras a formar parte del 70% de la población que los sufre habitualmente.

¿Qué son las sacudidas hípnicas?

Aunque sea fácil reconocerlas, describámoslas: las sacudidas hípnicas o mioclonías del sueño son pequeñas sacudidas involuntarias que ocurren cuando estamos pasando de la vigilia a las primeras fases del sueño. Empezamos a entrar en un estado onírico y súbitamente ¡parece que nos caemos! Nos despertamos molestos y sobresaltados ¿qué nos ha pasado?

Ante todo mucha calma, los expertos en trastornos del sueño coinciden en que no se trata de una patología, ni siquiera un indicador de llegar a sufrirla, sin embargo este fenómeno nos inquieta por lo desagradable de la sensación y queremos saber por qué ocurre. Pues bien, ni los propios especialistas se ponen de acuerdo.

El origen de los espasmos nocturnos

La verdad sea dicha, dado lo benigno del fenómeno, existe poca literatura científica sobre el tema. Según un estudio de un grupo de psicólogos y antropólogos de la Universidad de Colorado, que trataba sobre los efectos en la evolución de los homínidos, de pasar de dormir de un árbol a la posición horizontal (curioso tema, dicho sea de paso), se menciona cómo estas sacudidas hipnagógicas, son un vestigio evolutivo, nuestro cerebro interpreta la relajación muscular que se necesita para dormir, como una señal de estar cayendo.

Lo que parece ocurrir es que la corteza motora puede ejercer algún control sobre nuestro cuerpo aún, sin embargo por otro lado, estamos entrando en las primeras fases del sueño. Ocurre una especie de disociación o “cortocircuito” ¿por qué? Ese es el quid.

Algunos factores a tener en cuenta

Parece ser que, dejando a un lado estudios sobre nuestros ancestros, los espasmos a la hora de dormir, se producen con mayor frecuencia cuando estamos especialmente cansados, estos días en que se te cierran los ojos, y no puedes más con tu alma.

Otros factores asociados pueden ser el consumo de cafeína, un día especialmente intenso y agitado, el estrés (de nuevo) o haber pasado un período de tiempo privados de sueño.

Así que si alguno de éstos factores es el causante de tus espasmos nocturnos o sientes que podría serlo, toma nota y ¡empieza a cuidar tu sueño! 

 


LoMonaco

LoMonaco

Calle Asima s/n Polígono Industrial Asegra
18210 Peligros - Granada Tlf.: 902 46 11 46
www.grupolomonaco.com

Publicidad