Dormir mucho y desarrollo de demencia ¿están relacionados?

La importancia de un buen descanso es indudable, pero ¿sabías que dormir más de nueve horas conlleva el grave riesgo de poder desarrollar problemas de salud con el paso de los años, que si dormimos menos? En la revista “Neurology” se explica cómo aquéllas personas que duermen un gran número de horas, tienen una dimensión cerebral más reducida. Según los estudios, para 2025, se superarán los 7 millones de estadounidenses mayores de 65 años que padecerán de Alzheimer.

El experimento: duración del sueño nocturno

Para llegar a estas conclusiones, se investigó a un grupo de adultos inscritos en el 'Framingham Heart Study' (FHS), un ambicioso estudio sobre salud cardiovascular que se ha llevado a cabo desde el año 1948 en Framminghan (Massachusetts), y que actualmente cuenta con la tercera generación de participantes.

Se fue registrando el tiempo que dormían cada noche los sujetos experimentales y se les hizo un seguimiento durante diez años para determinar quiénes desarrollaron demencia, incluyendo demencia de tipo Alzheimer. Entonces, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, analizaron los datos recogidos sobre la cantidad de sueño y su relación con el riesgo de desarrollar demencia.  Se llegó a interesantes conclusiones como que las personas que habían participado y que dormían más de nueve horas cada noche, tenían seis veces más riesgo de desarrollar demencia a los 10 años, en comparación con los participantes que dormían menos horas. Además, otro dato hallado fue que las personas con estudios superiores, tenían menos riesgo de desarrollar este tipo de enfermedad, en el caso que se duerme demasiado. Así lo indicó el neurólogo Sudha Seshadri, coautor del estudio.

Sueño excesivo: un síntoma más que una causa

Somnolencia ¿causa o efecto? Matthew Pase, investigador del Departamento de Neurología de la Universidad de Boston, afirmó que "la información sobre la duración del sueño puede ser una herramienta clínica útil para ayudar a predecir a las personas en riesgo de desarrollar demencia dentro de diez años.”

Y es que los resultados arrojan las siguientes afirmaciones: dormir en exceso puede ser un síntoma y no una causa de los cambios que se producen en el cerebro como consecuencia de la demencia. Es por esto importante apuntar que no es 100% seguro que reduciendo el número de horas que dormimos, disminuyamos el riesgo de padecer demencia.