Beneficios de dormir desnudo

Desde siempre hemos pensado que dormir con pijama es la mejor opción para nuestra salud, evitamos pasar frio por la noche y el riesgo de resfriarnos, pero en el dilema dormir con o sin pijama, parece haber una opción con ventajas sobre la otra. Dormir desnudo trae consigo numerosos beneficios, y es que, hay estudios que demuestran que la mejor opción a la hora de meternos en la cama es hacerlo como nuestra madre nos trajo al mundo. 

Disfrutar del descanso perfecto

Cuando dormimos sin ropa, permitimos que nuestro cuerpo alcance la temperatura correcta, teniendo así un sueño más profundo, esencial para la reparación y el crecimiento celular. Además, al irnos a dormir desnudos, estaremos evitando las molestias ocasionadas por prendas ajustadas o demasiado holgadas que impedirán que durmamos correctamente. Esta libertad nos ayuda a conciliar el sueño fácilmente, a la mañana siguiente nos levantaremos más descansados y animados para afrontar el día. 

Ayuda a adelgazar

Según un estudio publicado por la Asociación Americana de Diabetes, dormir en una habitación con una temperatura inferior a la estamos acostumbrados, activa la grasa parda, cuya función es la de mantener el cuerpo a una temperatura adecuada en caso de que éste esté expuesto al frío. Y además, cuanta más calidad tenga nuestro sueño, este proceso estará activo más tiempo. Pero ¡ojo! tampoco hay que pasarse con la temperatura, pues pasar frío puede hacer que nuestro sueño sea fragmentado y que nos estemos desvelando constantemente.

Mejora la vida sexual

Dormir con nuestra pareja desnudos, piel con piel, facilitará el mantener una vida sexual más activa. Además, dormir en contacto directo con nuestra pareja aumentará nuestros niveles de oxitocina: esta hormona tiene un resultado protector sobre el corazón, reduciendo la presión arterial y reforzando el sistema inmunológico. Y por si fuera poco,  dormir sin ropa, nos proporcionará una mayor sensación de bienestar, lo que hará que nos sintamos más seguros de nosotros mismos. 

Si te parece que estas son razones más que suficientes para  dormir sin ropa, debes prestar atención a las sábanas y fundas con las que vistes la cama, que faciliten la regulación de la temperatura. Además nuestro colchón, debe permitir cumplir la función de termorregulación, esto es el hacer posible que nuestro cuerpo mantenga una temperatura ideal y constante durante toda la noche.