Cómo dormir cuando nos quemamos tomando el sol

Si te has quemado alguna vez tomando el sol, sabrás que a la hora de ir a dormir, se intensifica la sensación de quemazón y dolor. Este malestar va acompañado de un bochorno superior al que estamos acostumbrados por ser verano. 

La conclusión: va a ser imposible conciliar el sueño. Tras las quemaduras solares, solo nos queda dar vueltas en la cama hasta ver amanecer. Pero esta historia que se repite cada verano, puede cambiar si sigues los consejos que te ofrecemos.

 

Tomar el sol, pero con moderación

Para tomar el sol, el recurrente “más vale prevenir que curar”, es un consejo perfecto. Los excesos con el sol nos pasan factura a corto y a largo plazo, por eso los expertos insisten verano tras verano, en que hay que tomar el sol con moderación, aunque sería un completo error prescindir por completo del astro rey, dadas las bondades que nos proporcionan sus rayos.

Beneficios de tomar el sol 

Ir a la playa nos reporta múltiples beneficios y por supuesto tomar el sol también tiene su parte positiva.  El sol interviene en la formación del calcio de los huesos, estimula la producción de células en la médula ósea y mejora el proceso de oxigenación del organismo.

Nuestros consejos para tomar el sol sin quemarnos 

Entretente en la playa: libros, juego de naipes, una pelota de playa… Actividades variadas que harán que evites tostarte a modo “vuelta y vuelta”.

El protector solar no lo es todo ¡No te confíes!: no solo debemos valernos de protectores solares para protegernos del sol. Llévate a la playa sombrillas, gorros y no dudes en ponerte alguna prenda de ropa ligera si notas que el sol está picándote más de la cuenta. 

¿Quieres algo refrescante? Un buen baño: la mejor solución cuando estamos quedándonos dormidos es darnos un chapuzón en el mar.

La hora de la siesta, no recomendable para ir a la playa: la siesta mejor en casa. Los expertos no se cansan de recordárnoslo, debemos evitar la playa en las horas centrales del día.

No vayas cansado a la playa, seguro que te quedas dormido: directamente relacionado con el punto anterior, te recomendamos que hayas dormido bien antes de ir a la playa. El incomparable relax que nos aporta el sol, el sonido de las olas, la brisa marina… favorece el que nos quedemos dormidos al sol, lo que no resulta nada recomendable.

Remedios caseros para dormir mejor

Vale, tu piel finalmente está achicharrada ¿Te espera una “noche toledana”? No todo está perdido:

- Dúchate antes de ir a la cama, el agua templada te refrescará.

- Embadúrnate en crema hidratante, preferiblemente que contenga agentes calmantes. 

- Evita ropa que te oprima la zona quemada, ya que evidentemente será más molesto dormir.

- Un colchón que disipe la presión es un gran aliado, al no producir puntos que nos opriman, estaremos menos molestos.