El uso excesivo de las redes sociales puede alterar nuestro sueño

Un estudio reciente de la University of Pittsburgh School of Medicine y los Institutos Nacionales de Salud en EE.UU ha demostrado que existe una correlación entre el uso de las redes sociales y los trastornos del sueño entre los jóvenes adultos.

De hecho, se ha descubierto que los que pasan diariamente mucho tiempo en las redes sociales o, simplemente, las revisan con bastante frecuencia a lo largo de la semana, son más propensos a sufrir trastornos del sueño que las personas que las usan menos.

 

La investigación se realizó a raíz del creciente uso de redes sociales y los problemas de sueño que padecen cada vez más los jóvenes. A una muestra de 1788 adultos, con una edad comprendida entre los 19 y 32 años, se le pasaron varios cuestionarios sobre el uso que le daban a las redes sociales y diferentes preguntas sobre posibles problemas de sueño. Posteriormente, los científicos diseñaron un sistema de evaluación de los resultados. Estos fueron contundentes: los participantes usaban sus redes sociales una hora diaria de media, mientras que revisaban sus cuentas unas 30 veces por semana. Además, los resultados demostraban que cerca de un 30% de la muestra mostró tener alteraciones del sueño a unos niveles bastante altos.   

 

La investigación fue respaldada por los Institutos Nacionales de Salud (NIH, siglas en ingles) y tiene prevista su publicación en abril de este año en la revista Preventive Medicine. Según la autora principal del estudio, la doctora Jessica C. Levenson e investigadora de pos-doctorado en el departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pittsburgh, esta investigación se convierte en una de las primeras pruebas que evidencian que el uso de las redes sociales realmente tiene un impacto negativo sobre nuestro sueño.


Si lo pensamos detenidamente, más de uno nos acostamos por la noche y dejamos nuestro Smartphone en la mesita de noche, relativamente cerca de nosotros, al menos a un brazo de distancia para poder alcanzarlo desde la cama. Posteriormente, tras apagar las luces, la luz de nuestro móvil de repente empieza a parpadear. Nos informa de una notificación que acabamos de recibir; un whatsApp, un mensaje o notificación de Facebook, un email… son tantas las posibilidades. La pregunta es, ¿qué haríamos en ese momento?