¿Dormir con o sin calcetines?

Quedarte dormido con o sin calcetines depende, en gran medida, de las preferencias de cada persona a la hora de ir a la cama. Aunque eso sí, podría haber ciertas ventajas para cada una de las opciones:

 

Ventajas de dormir con o sin calcetines

- Dormir con calcetines, sobre todo, para las personas más frioleras, les ayuda a conciliar el sueño antes. Algunos expertos coinciden que también impide contraer hongos e infecciones ya que no entraríamos en contacto con las sábanas. Además, reduce la sudoración, si empleamos calcetines fabricados con fibras adecuadas. 

- Por otro lado,  dormir sin calcetines tiene sus cosas buenas: si dormimos sin ellos, ayudamos a que la sangre fluya, previniendo así la aparición de varices o la inflamación de los tobillos y los pies. En este caso, prevenimos -también- los malos olores y la sudoración, si los calcetines no son de un material poroso, manteniendo así nuestros pies más frescos. 

¿Por qué algunas personas prefieren dormir con calcetines y otras no?

Los pies son la parte del cuerpo por la que peor circula la sangre, así que se enfrían más rápidamente, sobre todo cuando no los tenemos en movimiento. Por eso, dormir con calcetines ayuda a mantener nuestra temperatura corporal;  eso sí, deben ser unos calcetines que no aprieten, para no interrumpir el riego sanguíneo en los miembros inferiores. Algunos estudios apuntan que las personas que duermen con calcetines se despiertan en menos ocasiones por la noche. 

También parece que las personas que duermen con calcetines son más sensibles al frío. Esto puede ser debido al grosor de su piel o al ritmo metabólico que tengan, el cual influye en la temperatura corporal. 

En cambio, las personas que prefieren dormir sin calcetines, es probable que sean capaces de conservar la temperatura corporal constante. Por lo tanto, no tienen la necesidad de cubrirse los pies mientras duermen.

Algunos estudios han analizado incluso que dormir con o sin calcetines puede ser un indicador de la personalidad de los durmientes: a las personas que duermen con calcetines les gusta dormir acompañadas o en ambientes acogedores e íntimos. Por otro lado, las personas que duermen sin calcetines se definen como individuos más independientes, que necesitan espacio en su vida.

En definitiva, cualquiera de las dos opciones sería válida si hace que nos sintamos más cómodos en nuestra cama y nos ayuda a conciliar el sueño más rápidamente.