¿Tiene el sueño un origen genético?

¿Por qué unas personas duermen mejor que otras? ¿Somos genéticamente diferentes al dormir? Esta misma pregunta se la han hecho científicos dedicados a diferentes disciplinas relacionadas de algún u otro modo con la conducta del sueño, desde hace ya varias décadas. Para contrastar las diferentes hipótesis que se han venido barajando, se han llevado a cabo diferentes estudios con hermanos gemelos.

Este tipo de “prodigio de la naturaleza” supone  una excelente muestra que se presenta,  para comprobar  la heredabilidad de ciertos patrones a la hora de dormir. Se han realizado una serie de estudios con gemelos monocigóticos (que comparten todos los genes y el mismo ambiente de crianza) y dicigóticos (comparten aproximadamente un 50% de los genes y el mismo ambiente de crianza), se comparan los resultados entre ambas muestras, encontrándose resultados coincidentes en gemelos monocigóticos. Esto permite atribuir ciertos resultados a un posible origen genético.

Mediante estudios polisomnigráficos (que miden las fases de sueño y sus ciclos a través de diferentes pruebas fisiológicas) a pares de gemelos, se controlaron diferentes aspectos de sus patrones de sueño, encontrándose interesantes hallazgos. Así, en las parejas de gemelos monocigóticos, la latencia del sueño, es decir, el tiempo entre que se apagan las luces y sobreviene el sueño era similar, y los  ciclos del sueño eran de duración parecida, incluso cuando vivían separados, lo que eliminaba así la posible influencia ambiental.  Del mismo modo, los hallazgos sugieren que hay un fuerte componente genético en la cantidad de horas que se duerme y organización del sueño. Otro aspecto regido por la genética son los trastornos del sueño, que presentan estabilidad a lo largo del tiempo en el mismo individuo, y es frecuente encontrar el mismo trastorno en parejas de gemelos (por ejemplo el sonambulismo). Por otro lado, el ambiente también juega un papel fundamental, sobre todo en lo que se refiere a la higiene del sueño (rutinas, ambiente nocturno, hábitos…) y ya sabemos cómo este aspecto es fundamental para la calidad de nuestro descanso.      

Diferentes o no, existe un aspecto del que no se debe prescindir y es la invidualización del espacio destinado al descanso. Un equipo de descanso optimo en el que poder disfrutar de una relajación plena se torna necesaria para la consecución del sueño nocturno, este importante momento del día.

 


LoMonaco

LoMonaco

Calle Asima s/n Polígono Industrial Asegra
18210 Peligros - Granada Tlf.: 902 46 11 46
www.grupolomonaco.com

Publicidad