3 motivos por las que subes y bajas de peso

¿Es normal la fluctuación de peso? Si notas que los números de tu báscula vienen y van constantemente, que no cunda el pánico, esto es más común de lo que pensamos y los expertos de Holmes Place Granada te explican porqué.

El cansancio, el estrés, el embarazo o la retención de líquidos son sólo algunas de las razones por las que ganamos o perdemos peso. Pero, ¿qué hay del efecto yoyo?, ¿por qué hay quienes suben y bajan de peso todo el tiempo?

¿Por qué aumento y disminuyo de peso?

El peso se ve afectado por muchos motivos. En solo un día es posible fluctuar con más de dos quilos de diferencia. Por lo tanto, si te pesas por la mañana y nuevamente por la noche, puedes ver una gran diferencia en la forma en que se mueve la báscula. Algunas razones son las siguientes.

Hidratación

Teniendo en cuenta que dos tazas de agua pesan medio kilo, es claro ver cómo la deshidratación o la sobre hidratación puede indicar una cifra más elevada en la balanza. Alrededor del 50-60% de nuestro peso corporal es agua y la cantidad que retenemos puede cambiar de acuerdo con los alimentos que consumimos. La comida salada puede crear un efecto parecido a una esponja en tus células, por lo que retienes más agua de lo normal. Por cada gramo de carbohidratos que almacena el cuerpo, también almacena tres gramos de agua. Cuando se reducen las calorías, puede verse cómo el peso disminuye porque las reservas de glucógeno liberan el peso del agua en el que se encuentran. Al hidratarse de nuevo, el peso aumentará ligeramente. Pero eso no significa que se esté engordando, es solo el cuerpo adaptándose a unos hábitos más saludables.

Hormonas

A menudo el aumento de peso no tiene nada que ver con las calorías ni el ejercicio. Desde problemas de tiroides hasta desequilibrios de insulina, hay muchos culpables que afectan el peso. Pero a veces son las hormonas menos obvias las que causan la fluctuación en la balanza. Los niveles más altos de estrógeno pueden hacer que tu peso se dispare ejerciendo presión sobre las células que producen insulina y controlan el azúcar en la sangre. Otro culpable es la leptina, también conocida como la "hormona grasa". Esta hormona útil se libera de las células de grasa para decirle a tu cerebro que está lleno, pero cuando comemos mucha fructosa (un tipo de azúcar que se encuentra en la fruta y los alimentos procesados), el cuerpo convierte el azúcar en grasa y aumentan los niveles de leptina. Más leptina en el cuerpo significa que tu cerebro se volverá resistente a la señal de que está lleno.

Estrés

Desde la vida laboral hasta los problemas sentimentales, todos experimentamos estrés en algún momento de nuestra vida. El cortisol, la hormona del estrés, es nuestro enemigo cuando se trata de ganar peso. Cuando aumenta, fomenta que el azúcar en la sangre se convierta en grasa para un almacenamiento a largo plazo y un aumento en el peso. Esto se remonta a épocas cavernícolas, cuando los mecanismos biológicos de nuestros antepasados les permitieron manejar la escasez de alimentos de esa época. Incluso si no te sientes demasiado estresado, es posible que estés liberando más cortisol de lo que crees.


Holmes Places

Holmes Place

Centro Comercial Serrallo
Telf.: 858 16 43 83
www.holmesplace.es

Publicidad