Fisioterapia y hábitos de vida saludables

Porque “la Fisioterapia no es un masaje” sino una profesión sanitaria vocacional, con una formación universitaria reglada y una formación de posgrado continua a lo largo de toda nuestra vida profesional.

Las herramientas fundamentales del fisioterapeuta son sus manos, pero también su cerebro y su “buen criterio clínico” para elaborar una óptima historia clínica del paciente que se pone en sus manos para mejorar su salud.

Igual que una cebolla, vamos eliminando las capas superficiales a través de test diagnósticos, valoración de las pruebas de imagen y distintas preguntas hasta llegar al origen del problema del paciente. Entonces aplicamos terapia manual, distintos ejercicios, técnicas osteopáticas, técnicas miofasciales o técnicas complementarias (punción seca, kinesiotaping…) hasta llegar al momento del trabajo del paciente: los deberes del paciente en su tratamiento.

En la actualidad el paciente no es pasivo y debe trabajar para mejorar su problema agudo de salud, y desde la prevención para evitar recaídas futuras. Hoy día el tratamiento en Fisioterapia tiene una visión más holística (global) encaminada hacia unos hábitos de vida saludables.

La labor del fisioterapeuta no termina cuando se resuelve el motivo de consulta. Continúa tratando de “inculcar” al paciente una modificación de su estilo de vida para adquirir unos “hábitos de vida saludables”: correcta y ordenada alimentación, ejercicio físico regular y adaptado a cada persona, y tiempo para regular el estrés diario.

Con el ejercicio físico fortalecemos todo el sistema músculo-esquelético así como el cardiovascular. Se puede comenzar habituando al cuerpo a dar un paseo suave para ganar en resistencia de forma progresiva y a su vez introducir ejercicios que abarquen desde el equilibrio a la fuerza o la propiocepción, siempre de forma adaptada a cada caso particular.

El objetivo final es introducir progresivamente el ejercicio físico como hábito de vida saludable.

Con una correcta y ordenada alimentación conseguimos regular los temidos picos de insulina, disminuir ciertas inflamaciones digestivas que relentizan la mejoría de otros problemas (dolor muscular por ejemplo) y mejorar la distribución de la energía del organismo necesaria para sus distintas funciones fisiológicas.

Con un buen manejo del estrés diario podemos descansar mejor y liberar nuestra mente de lastres innecesarios. De esta manera también contribuimos a una respuesta del organismo más rápida y efectiva ante un problema agudo.

Porque “la Fisioterapia no es un masaje, sino el camino hacia un estilo de vida saludable”.

 


Fisioterapia-Osteopatía Marisa Moreno

Fisioterapia-Osteopatía Marisa Moreno

Calle Doctor Barraquer 1, 2ºB - Granada. 

osteopatiamarisa.blogspot.com
Tel.: 958 204 271

Publicidad