El hígado lento mejora con osteopatía

Puede resultar extraño oír hablar de un tratamiento visceral en la consulta de Fisioterapia-Osteopatía, pues habitualmente los pacientes piensan que nuestra función se limita a músculos y huesos. Nada más lejos de la realidad. En Osteopatía “el paciente es un todo y no un síntoma”.

La Osteopatía es un método terapéutico que proporciona al osteópata un enfoque más global de la salud, las enfermedades y el tratamiento de patologías del aparato locomotor. Dentro de la terapia manual osteopática, existen tres pilares en los que ésta se sustenta, que son la osteopatía estructural, la craneal y la visceral. En esta ocasión nos centramos en el visceral.

Por ejemplo, el hígado es un órgano clave en distintos tratamientos de consultas habituales. Es el órgano más pesado del organismo con 1500g y su disfunción trae distintas consecuencias.

El hígado es el “laboratorio” del organismo y en él se metabolizan los fármacos, como por ejemplo los analgésicos. Cuando el hígado está “intoxicado” por fármacos, alcohol, acúmulos de estrés… su funcionamiento se ve enlentecido, se vuelve un órgano pesado y congestionado.

Si el hígado tiene un funcionamiento lento, también se ve afectado el funcionamiento de la vesícula biliar y con ello, la digestión se vuelve más lenta sobre todo para las grasas.

Un hígado lento y congestionado no puede depurar correctamente la sangre que le llega de abdomen y piernas a través del sistema porta. Esto se traduce en estreñimiento, `piernas pesadas, hinchadas y se favorecen la aparición de varices.

Un hígado congestionado da un dolor referido al hombro derecho que mejora con ciertas posturas y aumenta en reposo, sobre todo hacia las 2-4h de la madrugada, alterando el sueño.

Del mismo modo favorece las cefaleas tensionales localizadas en trapecios y en su inserción en la nuca. Aparecen tras un periodo de estrés, enfado o tras ingerir ciertos alimentos como leche, café, chocolate o algunos frutos secos.

Por todo ello el hígado es un órgano clave en el tratamiento del osteópata ya que con analgésicos no siempre se solucionan los dolores. El tratamiento visceral se integra en la visión global del paciente. En Osteopatía “Valoramos al paciente como un todo y no como un síntoma”.

Además del debido tratamiento manual que realizan en Fisioterapia-Osteopatía Marisa Moreno, ubicada en Granada, es aconsejable eliminar ciertos alimentos que congestionan el hígado e ingerir otros que favorecen su drenaje, de forma temporal. Con esto favoreceremos lel éxito del tratamiento osteopático visceral.