Las cicatrices limitan nuestra vida

Gran parte de la población ha pasado por una operación quirúrgica o se ha hecho algún corte que le ha dejado una cicatriz de recuerdo. Las cicatrices, a simple vista parecen sólo una cuestión de estética. Sin embargo, son más profundas de lo que podemos creer y pueden limitar distintas funciones de nuestro cuerpo sin que nos demos cuenta. 

 

La cicatriz está formada por tejido cicatricial que ejerce de “medio de unión” entre los bordes de una herida, ya sea quirúrgica o traumática. Este tejido cicatricial está compuesto por tejido conectivo blanquecino, fibroso y denso. Se puede distinguir de los demás tejidos por:

-su aspecto hipertrófico o retráctil

-su coloración ya sea en zonas hiper o hipopigmentadas, zonas rojas que pueden cambiar de color

-su espesor, pudiendo ser abultada o retraída, pudiendo llegar a provocar una deformación en la piel. 

El tejido cicatricial no sólo se extiende en el borde de la piel, en la zona visible al ojo humano, también se extiende por el interior de la dermis, la fascia, los músculos y los huesos si ha habido una fractura, donde se forma el famoso callo óseo de fractura

El tejido cicatricial es más denso y rígido. Por ello perdemos elasticidad en la zona cicatrizada y la sentimos “tirante” a nivel superficial y profundo. Por esta razón hay que tratar las cicatrices para devolver la elasticidad a los tejidos y liberar las adherencias internas que se han creado a su alrededor.  

Un ejemplo de estas adherencias o “tiranteces” lo tenemos en las operaciones de apendicitis o en las cesáreas. Cuántas molestias para ponerse erguido meses después de la operación, o el aspecto retraído y la dureza que se palpa al tocarla. 

Otro ejemplo lo tenemos en pacientes oncológicos que han necesitado cirugía, y más si ha sido a nivel cervical, en el cuello o en la boca. Suelen aparecer limitaciones al mover la cabeza, molestias al tragar o abrir la boca, incluso puede aparecer una tendencia a la afonía que antes no existía, dolor en la musculatura masticatoria al comer...

En Fisioterapia-Osteopatía “Marisa Moreno” nos preocupamos por evaluar y tratar las cicatrices. Durante la valoración del paciente en consulta, integramos el tratamiento de una cicatriz que nos puede limitar el avance en la mejoría del paciente. Porque una cicatriz no es sólo cuestión de estética.