Últimas Noticias

Insomnio otoñal
Categoría: Lo Monaco

Insomnio otoñal

El otoño empezó la semana pasada y progresivamente algunos de nosotros iremos notando sus efectos, nos guste o no. Aunque quizás es aun pronto para ello, un porcentaje elevado de la población pasará por un período de insomnio transitorio, en ocasiones un “daño colateral” provocado por varios factores asociados a esta estación: la vuelta a las rutinas, menos horas de luz, el cambio en el clima etc.

Publicidad

La estimulación ovárica es indispensable en las técnicas de reproducción asisitida

ovarios2

En todas las técnicas de reproducción asistida es necesario que la mujer se someta a una estimulación ovárica para aumentar la cantidad de óvulos en sus ovarios, y así tener más posibilidades de éxito de embarazo. Durante el ciclo menstrual espontáneo, inician su desarrollo muchos folículos dentro de cada ovario, pero cuando uno de ellos alcanza un tamaño mayor se produce una inhibición del crecimiento de los demás. Con el tratamiento de estimulación ovárica se intenta que se desarrollen, hasta la madurez completa, varios de estos folículos.

 El folículo es el lugar del ovario donde se desarrolla el óvulo, la célula reproductora femenina. A lo largo de la primera fase del ciclo menstrual de la mujer, se produce el desarrollo del folículo que empieza siendo de tamaño microscópico y crece, rellenándose de líquido con nutrientes para el óvulo, hasta unos 22 milímetros. En ese momento se abre un orificio en su pared y sale el óvulo. Esto es la ovulación.

El protocolo

El protocolo de estimulación ovárica es muy importante para poder obtener una buena respuesta, pues no sólo hay que conseguir un alto número de óvulos sino que también estos sean de buena calidad. Por ello, dichos tratamientos deben estar personalizados, pues cada paciente es único y basados principalmente en la posible causa de la infertilidad, edad de la paciente, morfología de los ovarios, analítica hormonal, masa corporal, respuesta a la estimulación en ciclos previos, ( si los ha habido) y la experiencia del especialista . La estimulación ovárica se realiza mediante la administración de preparados hormonales, alrededor de 12 a 14 días, durante los cuales se realizara un seguimiento del número de folículos (lugar donde se desarrollan los futuros óvulos) y de su tamaño mediante ecografías vaginales. Del mismo modo se realizará controles hormonales, principalmente de estradiol en sangre, una hormona producida por los folículos en crecimiento y que nos da una buena información sobre la evolución del ovario. Cuando hay un folículo o varios mayores de 18 milímetros se pone una única inyección de otra hormona, HCG (gonadotrofina coriónica). Esta hormona induce los últimos cambios madurativos y la ovulación, es decir la liberación de los óvulos. Las dosis hormonales pueden variar. Así en ciclos anovulatorios (mujeres que no ovulan)o para realizar una inseminación artificial, se administran dosis bajas. En las fecundaciones in vitro, son más altas, para conseguir varios folículos y tener, de este modo, más ovocitos para fecundar.

Riesgos controlados

Existen ciertos riesgos en la estimulación ovárica como puede ser el embarazo múltiple pero, para evitarlo, si hay más de dos o tres folículos cuando se realiza la inseminación artificial, ésta se suspende. También puede provocar un aumento excesivo del tamaño de los ovarios, que remite con tratamiento en unos días.

Por otra parte, hay muchos estudios realizados respecto a posibles enfermedades y riesgos de cáncer por haber recibido estos fármacos, pero no se ha podido demostrar que sean causa de patología posterior. Por el contrario, sí es cierto, aunque raro, que si se produce una respuesta excesiva, es decir, si se desarrolla un gran número de folículos, puede dar lugar al llamado síndrome de hiperestimulación ovárica, produciéndose el aumento del tamaño de los ovarios y la extravasación aguda de fluidos fuera del torrente sanguíneo debido al aumento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos. Se altera la función de los sistemas hepático, hematológico, renal y respiratorio.