Verano sin reglas

verano-playa

La menstruación puede fastidiar las vacaciones. Lo saben muy bien muchas mujeres. La gran mayoría sufre algún síntoma o varios del denominado síndrome premenstrual, que se manifiesta en forma de nerviosismo, inestabilidad emocional, ansiedad, depresión, cefalea, acumulación de líquidos y dolor mamario. Los estudios señalan que la intensidad es significativa en tres de cada diez casos y en el 10% llega incluso a afectar a su actividad diaria.

La que tiene la suerte de librarse de la molestia previa puede, sin embargo, tener sangrados abundantes y, en demasiadas ocasiones, acompañados de dolor. En definitiva, ya sea antes o durante, el período no deja de ser una pejiguera. Por tanto, no es de extrañar que muchas mujeres quieran disfrutar de un verano sin reglas. ¿Cómo? Uniendo dos o más ciclos de alguno de los anticonceptivos hormonales. Es decir, tomando dos o más ciclos de la píldora sin hacer el habitual descanso de una semana. Otra posibilidad es utilizar dos o más anillos anticonceptivos consecutivos o usando dos o más cajas de parches anticonceptivos.

Un reciente informe elaborado por el Círculo de Estudio en Anticoncepción -un grupo integrado por once especialistas de reconocido prestigio de toda España- señala que cada vez son más las chicas que solicitan retrasar el período para que no les coincida con vacaciones, bodas, viajes o acontecimientos especiales. «Es una petición bastante común», señala el jefe del servicio de Ginecología del hospital Santiago de Vitoria, Iñaki Lete.

Al especialista le parece absolutamente «normal» que las mujeres quieran librarse de algo que no deja de ser un engorro. Y lo ve así por un doble motivo. «Hay quien aprovecha el verano para practicar determinados deportes, por ejemplo el ‘trekking'. No es plan que esté pendiente de la regla y menos cuando el sangrado es abundante. Si a esto se añade que, en muchas ocasiones, conlleva dolor, pues lo lógico es que no se quiera tener».

El Círculo de Estudio en Anticoncepción (CEA) -un grupo independiente integrado por once especialistas en ginecología de reconocido prestigio de toda España- corrobora las palabras del especialista vitoriano con reciente informe sobre el uso de los anticonceptivos hormonales para el retraso de la menstruación, en el que han participado 400 médicos. Casi la totalidad de ellos -el 96%- ha señalado que cada día reciben más peticiones de jóvenes en este sentido.

«Totalmente inocuo»

¿Cuál de los tres métodos es más conveniente? El doctor Iñaki Lete asegura que lo normal es seguir con el método anticonceptivo que usen y así poder retrasar la regla mediante la unión de dos o más ciclos. Ahora bien, el 95%de los doctores consultados recomienda el uso de dos anillos mensuales consecutivos sin los periodos de descanso de cada ciclo porque que «la mujer puede estar mes y medio sin regla, consiguiendo protección frente a embarazos no deseados durante 42 días y con la tranquilidad, además, de saber que frente a vómitos o diarreas no se reduce su eficacia anticonceptiva, algo muy importante en el caso de viajes a destino exóticos, típicos de las vacaciones de verano».

El especialista asegura que la práctica de retrasar la regla «es inocua. Las mujeres que usan métodos anticonceptivos hormonales como el anillo mensual, la píldora diaria o el parche anticonceptivo lo que se producen no son reglas, sino sangrados que se dan en el periodo de descanso del anticonceptivo. Por tanto, retrasar esos sangrados en el tiempo no es perjudicial».

Iñaki Lete asegura que «los anticonceptivos modernos proporcionan una dosis de hormonas bajas, unos quince microgramos al día, por lo que usarlo durante varios meses seguidos es totalmente inocuo para la mujer».