Salud IDEAL - aequilibrium

  • 5 beneficios psicológicos de practicar ejercicio

    La mayoría de personas que comienzan a realizar algún tipo de deporte tienen como objetivo fundamental mejorar su estado de salud general, perder esos kilos de más, o ganar fuerza y masa muscular. Por contra, son pocos los que al iniciarse en la práctica deportiva se plantean siquiera los beneficios psicológicos que les proporcionará ésta, como puede ser la gran ayuda que supone el ejercicio para superar adicciones. Esto puede deberse a que la mejora en el estado de ánimo de las personas es menos evidente a simple vista que la mejora física.

    Durante los últimos años numerosas investigaciones han demostrado cómo practicar algún ejercicio puede mejorar nuestras funciones cognitivas e incrementar nuestro bienestar psíquico. De hecho, la realización de actividades físicas de tipo deportivo forma parte habitualmente de los protocolos de intervención en diferentes psicopatologías como la depresión, trastornos de ansiedad y adicciones. Esto se debe a los numerosos beneficios que obtenemos complementando la terapia psicológica con la práctica deportiva.

  • Cannabis: Efectos nocivos y cómo detectar su consumo

    Elcannabis,droga derivada de la planta del cáñamo (cannabis sativa),es una sustancia adictiva cuyo principio activo es el denominado delta-9-tetrahidrocannabinol (THC).Ésta, suele consumirse fumada en distintas presentaciones, las más frecuenteshachís y marihuana. Se recalca de esta forma algo que quizás no es conocido por todos y es que el hachís y la marihuana contienen el mismo principio activo, lo que explica que sus efectos sobre el organismo sean similares, causando en último término una dependencia del mismo.

  • El miedo a afrontar debilidades y problemas

    Cuando se tiene un problema, ya sea de adicción o de cualquier otra índole, se da un momento en el que la persona que lo sufre comienza a percatarse de que algo en ella no va como debería ir (o las personas de su alrededor le hacen ser conscientes de ello). Es este el momento en el que comenzamos a asumir que tenemos un problema, por lo que empiezan a aflorar una serie de emociones y sentimientos que pueden provocar en nosotros un gran malestar. Esto se debe en parte a la incertidumbre (¿Qué pasará ahora? ¿Saldré de esta situación?), a los sentimientos de culpabilidad (¿Por qué he dejado que esto me suceda?), o, incluso, al realizar lo que se denomina como atribución externa (¿Cómo ha podido pasarme esto a mí?).

  • Estrategias para afrontar la adicción de nuestro hijo

    Cuando hablamos del consumo de drogas en los hijos, siempre será mejor prevenir desde el principio que afrontar luego esta adicción y todo lo que ello conlleva. Sin embargo, aunque podamos ayudarles a ser responsables, conocer las consecuencias que traen consigo las drogas y darles armas para rechazarlas, lo cierto es que la última decisión de consumirlas o no siempre dependerá de nuestros hijos.

  • La decisión de dejar las drogas

    El consumo de droga ha ido en aumento en nuestro país en los últimos años. Como ejemplo, el consumo de cocaína ha aumentado multiplicándose por 1,5 entre la población de entre 15 y 64 años entre 1995 y 2003. En el resto de drogas los porcentajes varían, pero siempre en aumento.

  • Objetivo: Salir del mundo de las drogas

    Las drogas son unas sustancias potencialmente peligrosas. Aunque sus efectos dependerán de la cantidad ingerida, sea cual sea ésta, nuestro cuerpo sufrirá las consecuencias.

    Si se consumen en pequeñas dosis, se notará una sensación de aceleración y estimulación del cuerpo. Mientras que por el contrario, las grandes cantidades producen un efecto sedante, pudiendo incluso provocar la muerte si el consumo se vuelve excesivo.

    Pero no todas las drogas provocan los mismos efectos. Algunas, por ejemplo, afectan directamente al cerebro, deformando las sensaciones y estímulos de lo que ocurre a su alrededor. De esta forma, las personas que consumen drogas pueden modificar su personalidad y actuar de forma insólita, ilógica e impropia.

    El fin de las drogas es obstruir las percepciones, tanto las deseadas como las indeseadas. Por ello, mientras que el consumidor piensa que puede realizar sus actividades con normalidad, lo cierto es que las drogas frenan estos trabajos.

  • Un día en un centro residencial de tratamiento de adicciones

    En el centro residencial de tratamiento de adicciones se suelen ofrecer servicios tanto de centro de internamiento como de centro de día a personas con algún tipo de adicción y /o trastorno del comportamiento con ayuda de diferentes profesionales.