Salud IDEAL - fisioterapeuta

  • El hígado lento mejora con osteopatía

    Puede resultar extraño oír hablar de un tratamiento visceral en la consulta de Fisioterapia-Osteopatía, pues habitualmente los pacientes piensan que nuestra función se limita a músculos y huesos. Nada más lejos de la realidad. En Osteopatía “el paciente es un todo y no un síntoma”.

    La Osteopatía es un método terapéutico que proporciona al osteópata un enfoque más global de la salud, las enfermedades y el tratamiento de patologías del aparato locomotor. Dentro de la terapia manual osteopática, existen tres pilares en los que ésta se sustenta, que son la osteopatía estructural, la craneal y la visceral. En esta ocasión nos centramos en el visceral.

  • Fisioterapia y hábitos de vida saludables

    Porque “la Fisioterapia no es un masaje” sino una profesión sanitaria vocacional, con una formación universitaria reglada y una formación de posgrado continua a lo largo de toda nuestra vida profesional.

    Las herramientas fundamentales del fisioterapeuta son sus manos, pero también su cerebro y su “buen criterio clínico” para elaborar una óptima historia clínica del paciente que se pone en sus manos para mejorar su salud.

  • Gestos cotidianos que empeoran el bruxismo

    El bruxismo, entendido como el gesto de apretar o rechinar los dientes, es una disfunción que afecta a una gran parte de la población y que provoca dolor en la musculatura implicada en la masticación y en la mímica facial, así como en la región cervical. Además, puede provocar cefaleas, dificultad al tragar, tendencia a la afonía y limitación en la apertura de la boca.Gestos tan cotidianos como masticar chicle, fumar, morder los bolígrafos o la mucosa oral, morderse las uñas o comer pipas, empeoran el dolor provocado por el bruxismo. 

  • La fisioterapia mejora cefaleas, cervicalgias y el mal enfoque visual

    Es sabido por todos que las malas posturas no nos benefician en nuestro día a día, pues una postura que nos resulte “cómoda” en ese momento, puede provocar consecuencias graves y dolorosas a largo-medio plazo.

    Gracias a la Fisioterapia y la Osteopatía, tanto las cefaleas, como las cervicalgias, pueden solucionarse, además de prevenir su aparición educando al paciente en una adecuada ergonomía.