Salud IDEAL - alergias

  • Dormir (bien) con alergia es posible

    La primavera, o la odias o la amas ¿razones para desear que no hubiese llegado nunca? Fundamentalmente porque es temporada de alergias, y la sintomatología de las alergias es para temerle: irritación de los ojos, asma de diferente intensidad, prurito en la piel, estornudos fuertes, etc.

    Un elevado número de españoles (se calcula que aproximadamente 8 millones), padecen alergia a diferentes tipos de pólenes presentes sobre todo en los meses de la primavera. Por otro lado, según los expertos, los niveles de pólenes son superiores a primera hora de la mañana o también a última hora de la tarde-noche, por lo que es difícil librarse de ellos.

  • Alergia y descanso

    Cuando llega la primavera, nos despedimos del crudo invierno: todo es sol, alegría, paseos al aire libre…Suena bastante bien, pero desgraciadamente, para una gran parte de la población, tanto española como mundial (cerca de un 25%), esta tiene una connotación muy negativa. ¿Por qué? La primavera supone la aparición de una serie de síntomas muy molestos como irritación de los ojos, dificultades para respirar, prurito en la piel, estornudos fuertes etc. Todos ellos forman parte del cuadro clínico de la alergia, que se presenta sobre todo en la primavera provocada por el incremento de polen de diferentes especies vegetales, en el ambiente que respiramos.

  • Centro Diagnóstico Granada S.A., pioneros en la detección de alergias alimentarias en niños

    Las enfermedades alérgicas son un problema de primera magnitud, y con un importante impacto en la calidad de vida de los enfermos y en el consumo de recursos sanitarios y sociales. En la edad pediátrica, el “Estudio internacional de asma y enfermedades alérgicas (ISAAC)” ha permitido conocer en detalle el impacto de esta enfermedad, estimándose para España, que aproximadamente el 25% de los niños y adolescentes padecen al menos una de las enfermedades alérgicas más relevantes: asma, rinitis-rinoconjuntivitis alérgica y dermatitis atópica.

  • Cómo actuar en caso de picaduras y mordeduras

    Las picaduras y mordeduras se consideran lesiones que, en un principio, sólo afectan el tejido blando pero que dependiendo de la evolución y la respuesta orgánica de cada individuo presente puede comprometer todos los sistemas. Incluso provocar la muerte si la atención no es rápida y adecuada, especialmente en personas que sufren reacciones alérgicas agudas.

    Picaduras

    Las picaduras son lesiones producidas por insectos o animales que inoculan tóxicos. Los signos y síntomas que aparecen son; enrojecimiento, inflamación de la zona, dolor y picor. Además, puede haber riesgo de infección. Si las picaduras son múltiples o afectan al interior de la boca, o si la víctima es especialmente sensible al veneno inyectado, se considerará grave, por lo que el traslado al Centro Hospitalario se deberá hacer de inmediato.

    Picaduras de insectos

    En el caso de las picaduras de insectos, es conveniente extraer el aguijón si está clavado, aplicar frío local con una gasa o ropa limpia empapada, no rascar ni frotar la zona afectada, inmovilizar y elevar el miembro y trasladar a la víctima a un centro hospitalario. En los casos graves por alergia al veneno inyectado, llamar al Servicio de Urgencias, para su traslado al centro hospitalario.

    Si no identificas al insecto, procura conservar el espécimen, aunque esté aplastado.

    Picadura de animales marinos venenosos

    Cuando la picadura es provocada por animales marinos venenosos, es necesario enjuagar la herida con la propia agua del mar, aplicar de forma local vinagre, amoniaco o isopropanol para contrarrestar el ácido del veneno.

     En caso de haber tentáculos o restos del animal deben retirarse. Si existiera una mayor gravedad por múltiples picaduras o alergia a dicha picadura, llamar al Servicio de Urgencias, para su traslado al centro hospitalario.

  • Practique ejercicio también en primavera con Selected Trainers

    Parecía que no iba a llegar, pero ya está aquí la primavera y también la temida astenia y las alergias. Según las estadísticas, la astenia afecta a una de cada diez personas, y aparece como consecuencia de la incapacidad que tiene nuestro organismo de adaptarse a las nuevas condiciones climatológicas. El aumento de las temperaturas, de horas de luz o la eclosión de la vegetación son algunos de los factores que nos influyen, y que reducen nuestra segregación de endorfinas. El ánimo decae y nos sentimos sin apenas fuerza.