Salud IDEAL - mesoterapia

  • Cómo recuperar la figura tras el parto

    Reencontrarse con el cuerpo tras el parto es una situación complicada para la mayoría de las madres, y esto ocurre por la transformación física a la que muchas mujeres se someten. Más allá de la estética, el reajuste físico que éste supone es un importante reto para cualquier madre que desee recuperar su figura previa al embarazo, aunque también depende de diversos factores estacionales como la edad, la condición física anterior o la complexión del individuo.

  • Microinjertos capilares y técnicas de mesoterapia para evitar la calvicie

    Cuando notamos que el pelo se nos cae más de lo normal no debemos pensar que siempre se debe a una alopecia permanente, existen algunos factores circunstanciales que pueden generar una caída excesiva del cabello.

    La causa más frecuente que provoca la alopecia es de origen hormonal, aunque también puede estar originada por enfermedades tiroideas, gestación, uso de anticonceptivos, tumor de ovario, desórdenes de las glándulas suprarrenales, fiebre, medicamentos (como el uso de quimioterapia), uso excesivo de champú o de secadores, estrés emocional o físico, hábitos nocivos, quemaduras, o alopecias circunscritas. Debemos tener en cuenta que el patrón de alopecia masculina y femenina no es igual. En el caso del hombre la caída empieza por las entradas, después sigue por la coronilla y al final acaba sin pelo toda la superficie de la zona superior de la cabeza. En cambio, en la mujer la alopecia suele ser difusa, aunque es más intensa en la zona parietal.

  • Radiofrecuencia y mesoterapia contra los efectos del paso del tiempo 

    Con la edad la piel se vuelve más frágil, se afina y comienza a fracturarse. Como consecuencia se genera una pérdida gradual de textura y aparecen líneas de expresión que, con el uso y desgaste, dan lugar a pequeñas arrugas en distintas zonas como las periorbitarias(alrededor de los ojos), las peribucales (alrededor de la boca), en el entrecejo, en las comisuras labiales o en el “rictus” o surco nasogeniano. Pero existen tratamientos que ayudan a moderar el avance de este proceso natural.