Salud IDEAL - dormir

  • Mejores posturas para dormir con lumbago

    El lumbago es un dolor agudo, persistente y tremendamente incapacitante que se manifiesta (como su propio nombre indica) en la zona lumbar. Este está provocado por diferentes causas, como malas posturas, lesiones, hábitos, etc. Dormir con lumbago es misión imposible, porque el dolor precisamente se intensifica cuando pasamos mucho tiempo en la misma posición, ya sea de pie o acostados.

  • Miel para combatir el insomnio

    La solución a nuestro insomnio nocturno puede encontrarse muy a mano, tan cerca como en nuestra propia cocina. Además de la leche por sus propiedades sedantes, o ciertos alimentos que son recomendables incluir en nuestra cena, la miel es uno de los que más nos ayudarán a dormir mejor. 

  • Optimismo y descanso

    El optimismo es un planteamiento vital mediante el cual la persona reacciona ante los problemas con confianza y actitud positiva. Los optimistas suelen creer que las circunstancias negativas y las malas experiencias son temporales, y que tienen fácil solución. Por el contrario, los individuos considerados pesimistas piensan que las malas rachas son permanentes y que y que afectan a todos los aspectos de su vida. 

  • Queda demostrado: la pereza es contagiosa

    Los lunes cuesta arrancar, a pesar de que venimos con las pilas cargadas del fin de semana. Lo intentamos, pero nada ayuda y es que parece que la pereza flota en el ambiente. La realidad, más allá de “lazy is in the air”, es que parece ser que la pereza es contagiosa e inconscientemente copiamos lo que hacen los demás, como así ha demostrado un estudio llevado a cabo por el Brain and Spine Institute (ICM) de París y dirigido por los profesores Devaine y Daunizeau.

  • Quiénes necesitan dormir más ¿las mujeres o los hombres?

    Dormir bien aumenta nuestra calidad de vida

    Dormir bien es indispensable para la salud, no descansar lo suficiente nos puede crear dolores de cabeza, musculares, de espalda, ansiedad, estrés, ataques de ira, deshidratación y numerosas dolencias y enfermedades. En casos muy extremos, es posible incluso que se desarrollen graves trastornos mentales.

    Las horas de sueño recomendadas para los adultos, están entre siete y nueve horas (según informa la Fundación Nacional del Sueño de Estados Unidos), aunque parece ser que existen diferentes necesidades de descanso, asociadas al género. Así encontramos varios estudios en los que se asegura que las mujeres necesitan dormir más que los hombres.

  • Quieres rendir mejor, ¡duerme bien!

    Dormir bien es la clave para ser realmente productivos en nuestro puesto de trabajo. Lo ideal es que descansemos una media de siete u ocho horas para mantener la eficiencia en el trabajo. Según un estudio de la Universidad de Cambridge, realizado a más de 21.000 empleados británicos, dormir menos de 6 horas al día influye negativamente en el desempeño laboral, más que otros hábitos como pueden ser fumar, beber o padecer de obesidad. Este análisis afirma que además, después de un mal descanso, otros factores afectan negativamente a la falta de rendimiento. Así problemas musculares, seguido de la intranquilidad por la situación económica o ser víctima presiones o abusos en el trabajo, completarían la lista de motivos que hacen que no se rinda como se debiera.

  • Técnicas de relajación para dormir mejor

    Las personas que padecen insomnio de conciliación, intentan angustiosamente noche tras noche quedarse dormidos, resultando en la mayoría de las ocasiones misión imposible. Esta sigue siendo la causa principal de insomnio en la mayoría de la población que lo padece, y está asociado a momentos de estrés y nerviosismo puramente coyunturales, trastornos de diferente tipo (ansiedad, depresión…), y alimentación (demasiada cafeína en la dieta...), entre otros.  Sin entrar en el abordaje mediante terapia farmacológica, existe la posibilidad de manejar la situación desde la perspectiva de las técnicas de relajación.

  • Un cuento antes de dormir, aprovéchalo al máximo

    Leer un cuento antes de ir a dormir es una tierna rutina familiar de la que disfrutan niños y papás. Es un momento de transición, en el que los más pequeños de la casa pasan de la vorágine del día que finaliza, a descansar cómodamente en su colchón. Los beneficios de las rutinas a la hora de ir a la cama, son defendidas por expertos de disciplinas de diversos ámbitos.

  • Un pie destapado, la postura perfecta para dormir

    Todos tenemos nuestra “postura idónea” para dormir, independientemente del equipo de descanso en el que nos toca descansar, por ejemplo, si estamos de vacaciones o de viaje de trabajo, o por el contrario, si dormimos en casa. La gran parte de los durmientes, solemos adoptar más o menos la misma postura para dormir noche tras noche. Igualmente, es un asunto común el que la mayoría de la población admita que duerme mejor cuando saca un pie (o los dos) de debajo de la sábana a la hora de dormir, mientras el resto de la anatomía permanece a cubierto.

  • Un sueño fragmentado nos pone de peor humor que dormir poco

    Dormir poco no resulta tan negativo para nuestro estado de ánimo como despertarnos varias veces a lo largo de la noche. O, al menos, así lo afirma un estudio reciente del Hospital Universitario Johns Hopkins, en Baltimore (EEUU). La investigación se ha llevado a cabo sobre una muestra representativa de 62 sujetos, hombres y mujeres completamente sanos, que fueron sometidos a tres situaciones experimentales diferentes durante 3 noches consecutivas.

  • Vuelta a la rutina ¿Cómo afrontarla? Durmiendo bien

    “El final del verano llegó…” (resuena la melodía en nuestra cabeza), acaban las vacaciones  y con ellas el placer de descansar y poder disfrutar de más tiempo libre. No es de extrañar que la vuelta a la rutina traiga consigo malestar, sobre todo de tipo anímico, que hace que los primeros días tras volver de las vacaciones sean difíciles de llevar. 

    Qué es el estrés postvacacional y por qué se produce

    El estrés postvacacional, viene ocasionado por el cambio radical que la vuelta a la jornada laboral y a la rutina diaria después de un período ocioso, supone. Nuestro organismo reacciona emitiendo una respuesta de alerta moderada: un estado de ánimo a ratos deprimido, que cursa con ansiedad por no poder afrontar esa vuelta de manera exitosa, afectando al rendimiento. Este estado, que es en un principio un mecanismo de adaptación al medio, no conviene que se prolongue en el tiempo.

  • Wearables y calidad del sueño

    La calidad de nuestro sueño es uno de los principales aspectos que debemos cuidar para mantener un estilo de vida saludable. Precisamente adoptar hábitos cotidianos que nos ayuden a estar lo más sanos posible,  es un punto de interés en alza para la población en general, así la mayoría vive preocupada y es consciente que trabajar determinados aspectos ayudan a mejorar nuestra salud. Para ello, necesitamos establecer  un control objetivo, sencillo y accesible, sobre diferentes parcelas del comportamiento humano.