Salud IDEAL - correr

  • Correr, poco o despacio, beneficioso para nuestro corazón

    Correr no solo está de moda, sino que cada día se descubren más beneficios de su práctica. Hacerlo tan solo durante unos minutos al día, aunque sea a un ritmo lento, reduce significativamente el riesgo de una persona de morir por una enfermedad cardiovascular en comparación con una persona que no realiza esta actividad física. Lo dice una investigación que se publica en «The Journal of the American College of Cardiology».

    El ejercicio es una de las mejores formas de prevenir las enfermedades del corazón, pero no está claro si existen beneficios para la salud si se practica menos de 75 minutos por semana, el tiempo mínimo que recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS). Ahora, según este trabajo de laUniversidad del Estado de Iowa (EE.UU.) parece ser que sí, aunque se haga poco.

    En concreto, el estudio mostró que los participantes que corrieron menos de 51 minutos, menos de diez kilómetros, a menos de 10 kilómetros por hora o sólo una o dos veces por semana tuvieron un riesgo menor de morir en comparación con los que no realizaban esta actividad. El autor principal de este estudio, Duck-chul Lee, subraya que los corredores que corrían menos de una hora a la semana tenían el mismo beneficio en la mortalidad que los corredores que corrieron más de tres horas semanales.

    Los investigadores han estudiado a 55.137 adultos con edades entre los 18 y 100 años durante un periodo de 15 años para determinar si existe una relación entre el ejercicio físico y la longevidad. Los datos se obtuvieron del 'Aerobics Center Longitudinal Study', donde se solicitó a los participantes que completaran un cuestionario sobre sus hábitos de funcionamiento.

    Durante el tiempo que transcurrió la investigación fallecieron 3.413 participantes, incluyendo 1.217 cuyas muertes se relacionaron con enfermedad cardiovascular. En esta población, el 24% de los participantes reconoció que realizada parte de su ejercicio en el tiempo libre. Los resultados mostraron que en comparación con los no corredores, los que sí corrían tenían un riesgo un 30% menor de muerte por todas las causas y un 45% más bajo por enfermedad cardiaca o un ictus; en general, éstos vivían un promedio de tres años más frente a los que no practicaban este tipo de ejercicio físico.

    Los investigadores consideran que la promoción de la actividad de correr es tan importante como la prevención del tabaquismo, la obesidad o la hipertensión para reducir el riesgo de mortalidad en la población. Los beneficios de este ejercicio son los mismos sin importar el tiempo, la distancia, la frecuencia o la velocidad de las que informaron los participantes, además que los efectos positivos sobre la salud fueron iguales independientemente del sexo, la edad, el índice de masa corporal, las condiciones de salud, el tabaquismo o el consumo de alcohol.

    Los investigadores también analizaron los patrones de comportamiento de los corredores y encontraron que aquellos que persistentemente realizaron esta actividad durante un periodo de seis años, en promedio, obtenían los mayores beneficios, con un riesgo un 29% menor de muerte por cualquier causa y un 50% menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiaca o accidente cerebrovascular. «Dado que el tiempo es una de las barreras más fuertes a la hora de participar en la actividad física, el estudio puede motivar a más personas a empezar a correr y seguir ejercitándose como un objetivo de salud asequible con beneficios frente a la mortalidad», resume Lee. En su opinión, «correr puede ser una mejor opción de ejercicio que los ejercicios de intensidad más moderada para las personas sanas pero sedentarias, ya que produce similar, si no mayores, beneficios contra la mortalidad con entre cinco a 10 minutos en comparación con entre 15 a 20 minutos por día de actividad de intensidad moderada que muchos encuentran que consume demasiado tiempo».

  • Deportes al aire libre: Los beneficios de correr por el campo

    Salir a correr, practicar running, hacer footing, se diga cómo se diga; la cuestión es que ponerse ropa de deporte, calzarse unas zapatillas y lanzarse a trotar es ahora más habitual que nunca. Esta modalidad deportiva es un ejercicio sencillo, completo y barato que hace que personas de todo tipo y condición la puedan practicar.No obstante, no está exenta de un entrenamiento adecuado, así como de los siempre necesarios estiramientos, tanto al inicio como al final. Mucha gente, sea por comodidad o por costumbre, suele practicarlo por asfalto, pero correr por el campo te aportará beneficios especiales, que van desde un ambiente más saludable hasta ejercitar otra clase de músculos e, incluso, alejarte más del estrés, sin olvidar que estarás realizando uno de los mejores deportes al aire libre.

     Tal y como se ha indicado, lo principal es no lanzarse a lo loco a correr; sobre todo, si no se está acostumbrado a hacer deporte, algo que es habitual en muchos de los que se inician en el running. Se debe ir poco a poco, alternarnando fases de andar con otras de correr y, siempre, calentar bien, tanto antes como al finalizar la sesión. Se puede empezar por los brazos y seguir por el cuello, hasta estirar, finalmente, el tronco y las piernas. Una vez que se ha puesto el organismo a tono, será el momento de empezar a trotar suavemente. Convendría llevar algún medidor de tu pulso y frecuencia cardíaca, sobre todo, en gente de edad avanzada y en aquellos poco habituados a realizar ejercicio físico.

  • Ejercicio y contaminación, una combinación con riesgos

    Nos animan a hacer ejercicio, a correr unos kilómetros cada día, pero al salir a la calle muchos tropezamos con la contaminación. Hacer ejercicio en el exterior puede dar lugar a una combinación nada sana, especialmente en el caso de las personas que padecen asma, diabetes, trastornos pulmonares o cardíacos o una enfermedad respiratoria de las vías inferiores.

    Edward R. Laskowski, codirector del centro de medicina deportiva de la estadounidense Clínica Mayo, recuerda que con la combinación de aire contaminado y ejercicio los potenciales problemas para la salud aumentan. "Una razón para este mayor riesgo podría ser que durante el ejercicio aeróbico, se suele inhalar más aire y la respiración es más profunda. Y dado que es más común respirar más por la boca durante el ejercicio, el aire que se respira en general se salta los pasajes nasales, que suelen filtrar las partículas de contaminación del aire", comenta el especialista.

    Los problemas de salud a los que está asociada la contaminación incluyen:

    -Daños de las vías respiratorias.

    -Mayor riesgo de desarrollar asma.

    -Empeoramiento del asma existente o de otros trastornos pulmonares.

    -Mayor riesgo de ataques cardiacos e ictus.

    -Mayor riesgo de mortalidad por cáncer de pulmón y enfermedad cardiovascular.

    La principal incógnita aún sin aclarar es cuánta exposición es un peligro o durante cuánto tiempo tiene la persona que estar expuesta para sufrir estas consecuencias. Lo más importante es centrarse en métodos para minimizar los riesgos de la combinación de contaminación y ejercicio.

    La mayoría de comunidades tiene un sistema de alertas de contaminación. Contacte con las oficinas de control de contaminación locales, instalaciones hospitalarias o su médico para conseguir información. Existen aplicaciones para el móvil y páginas web oficiales donde se publican los datos sobre contaminación a nivel local y nacional. 

    Mejor evitar la actividad física en el exterior o reducir la intensidad y duración del entrenamiento fuera cuando se den a conocer alertas de la calidad del aire. Evitar también la actividad en exteriores cuando los niveles de contaminación tiendan a estar más altos, que suele ser a mitad del día o en la tarde. El ejercicio durante las horas punta también puede exponer a mayores cantidades de contaminación.

    Los niveles de contaminación suelen ser más altos dentro de los 15 metros cercanos a una carretera. Los ambientes urbanos y las áreas para fumar en el exterior también tienen mayores niveles de contaminación. Si es posible, se debe evitar esta clase de áreas cuando realice ejercicio. Hay que alternar la rutina con actividades ocasionales en interior, en especial en los días de calidad pobre del aire: tomar una clase de gimnasia, visitar un gimnasio local o correr unas vueltas en una pista interior. Y si se padece asma, diabetes u otro trastorno, es mejor consultar con el médico cuándo es más saludable hacer ejercicio. 

  • Marcha nórdica, mucho más que andar

    ¿Te imaginas esquiar sin nieve? Los finlandeses pensaron en los beneficios que tendría esta actividad y en pocos años han popularizado un deporte que se basa en el esquí de fondo pero en el que la nieve brilla por su ausencia.

    La modalidad 'Marcha nórdica' fue aceptada por la Asamblea General de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) el 27 de junio de 2015, e incorporada desde aquel momento a los estatutos de la Federación Española como modalidad deportiva propia.