Salud IDEAL - adicción

  • ¡Cómo cambia la vida cuando conocemos la enfermedad!

    Las adicciones destruyen tanto la vida de quienes la padecen como la de los que los rodean, por lo que es fundamental actuar a tiempo, y tratar de reconocer lo antes posible que tenemos una adicción, ya que este será el primer paso para una recuperación, así como contar con el apoyo de familiares y amigos.

    Filo Jiménez, madre de dos pacientes gemelos rehabilitados en Instituto Hipócrates ofrece su testimonio sobre su dura pero esperanzadora experiencia.

  • ¿Cómo se puede reconocer a un adicto? 

    Muchas de las consultas que reciben en CETPAG (Centro de Evaluación y Tratamiento Psicológico de Adicciones en Granada) son de familiares (padres, hijos, hermanos o parejas), que demandan información sobre cuáles son las características que diferencian a un enfermo de adicción de un consumidor social. Como explican sus especialistas, lo primero que hay que distinguir es si el sujeto usa, abusa o depende de esa sustancia (alcohol, marihuana, cocaína…), o de una determinada conducta (uso de juegos, móviles, ordenadores, compras, etc). 

  • ¿Por qué vuelvo a recaer una y otra vez en mi intento de dejar las drogas?

    Si usted es consumidor de algún tipo de droga (tabaco, alcohol, cannabis, cocaína…) muy probablemente habrá intentado dejar de consumirla en más de una ocasión. Seguramente, tras algún episodio de exceso o tras un conflicto familiar, se habrá propuesto firmemente acabar con esa situación, haciendo cosas como tirar la droga que aún no había consumido, dejar de ver a amigos o colegas de consumo, o dejar de salir por zonas en las que ha consumido habitualmente. Por desgracia, esta promesa de dejar la droga suele durar muy poco tiempo, en ocasiones sólo unas horas, a veces días, y con suerte algunas semanas; hasta que se vuelve a recaer una vez más, provocando una sensación de fracaso personal.

  • ¿Son reales las adicciones a las nuevas tecnologías?

    Cada vez son más frecuentes las consultas de padres y familiares relacionadas con el mal uso de las llamadas nuevas tecnologías (ordenadores, tablets, móviles, videojuegos…). Esto no es extraño, pues se trata de un fenómeno relativamente reciente y se carece de recursos pare prevenirlo y resolverlo desde casa.  Este tipo de adicciones no solo existen, sino que han experimentado un desarrollo espectacular. Las llamadas adicciones psicológicas o “sin droga”, se caracterizan por el uso repetitivo de la máquina en cuestión, conducta que resulta placentera en sus primeras fases, pero finalmente genera una pérdida de control.

  • ¿Te has propuesto dejar de consumir en 2015? CETPAG te ayuda a conseguirlo

    2014 ya ha pasado, y hemos empezado 2015 seguramente cargado de buenas intenciones y proyectos. Es muy común proponerse nuevos objetivos con la llegada del nuevo año. Muy probablemente usted que está leyendo este artículo se haya propuesto cumplir alguno, los más habituales son los de empezar a hacer deporte, dieta, o dejar algún tipo de adicción. 

  • ¿Tengo un problema con el alcohol?

    Esta es la pregunta más frecuente entre los usuarios de CETPAG, especialistas en el tratamiento de adicciones. En nuestra sociedad el consumo de alcohol no solo no está reprobado, sino que es una actividad legal a partir de los 18 años, totalmente incorporada y bien vista en nuestras vidas. Los brindis con champagne, las cervecitas de medio día, los gin-tonic por la tarde o los cubatas con los amigos los fines de semana, hacen de cualquier circunstancia el momento ideal para beber

  • “Existe una salida y está cerca. Se puede vivir sin consumir”

    En CETPAG son conscientes del elevado número de casos sobre todo de mujeres, bebedoras en casa, que sufren su enfermedad sin que prácticamente nadie lo sepa más allá de su entorno más cercano. Por ello ofrecen el testimonio de una de sus pacientes con este perfil de consumo de alcohol durante años, que tras un largo período de abstinencia, continúa su recuperación. Porque como a ella le ocurrió, muchas personas sufren una dependencia alcohólica y no son capaces de pedir ayuda y ponerse en tratamiento. 

  • Adicción a los Psicofármacos. Vivir sin pastillas

    Cada año aumenta el número de pacientes que acuden a CETPAG por problemas derivados del abuso de psicofármacos como ansiolíticos, antidepresivos o tranquilizantes. Esta adicción no está asociada al perfil típico del adicto de drogas ilegales, de población marginal y con mala salud. Este tipo de paciente puede tener una vida aparentemente normalizada, por tanto es difícil de reconocer, pues compran la droga en las farmacias a un bajo coste y, salvo excepciones, de manera legal. Por tanto, la primera dificultad es que no son conscientes ni ellos ni sus familiares del problema.

  • Alcohol e hijos: Haz lo que digo y no lo que hago

    Cuando nos enfrentamos a casos de adicciones en adolescentes y jóvenes, como alcohol, cannabis, cocaína, etcétera, evaluamos, entre otras muchas cosas, el entorno familiar, pero ¿cómo es el entorno familiar de un/a joven adicto? El entorno familiar habitual es el de una familia con una estructura segura, sin problemas aparentes... una familia como cualquier otra, como la mía, como la suya…. En ese caso, podríamos intuir que la adicción está causada únicamente por algún desorden de la personalidad, por una cuestión genética, o lo más probable es que realicemos la atribución de la causa del consumo de sustancias al ambiente, a los amigos y amigas que tiene nuestro hijo/a.

  • Aumenta la adicción entre los jóvenes a los salones de juego

    Tradicionalmente, el juego con dinero de por medio ha estado restringido a aquellos sorteos y juegos ofertados por Loterías y Apuestas del Estado (LAE) y por algunos locales homologados como casinos y algunos salones recreativos, que requerían unas condiciones muy estrictas para su apertura. Sin embargo, tras la entrada en vigor en 2011 de la Ley de Regulación del Juego, este sector se ha liberalizado considerablemente, proliferando por las ciudades nuevos establecimientos que ofertan juegos recreativos como bingos, ruletas o apuestas deportivas entre otros juegos de azar. Además, se legalizaron las casas de apuestas online, que hasta entonces funcionaban de forma extralegal y ubicadas fuera de nuestro país.

  • Cómo saber si tengo una dependencia emocional y cómo abordarlo

    La dependencia emocional, también conocida como adicción a las relaciones o como relaciones codependientes, son frecuentes en aquellas parejas donde hay un adicto que polariza la relación de pareja y provoca que su pareja esté a su lado acudiendo a su auxilio, siempre a la expectativa de sus cambios, solucionando sus problemas, acudiendo a su rescate y dependiendo emocionalmente de esa persona. No obstante, esa dependencia emocional se puede dar en otras relaciones sin una adicción de por medio y no siempre se trata de relaciones de pareja, sino entre padres e hijos, otros familiares e incluso amigos.

  • El alcohol combinado con otras drogas, principal causa actual de adicción

    En la actualidad el alcohol es la principal sustancia que provoca adicción en combinación con otras drogas, como cocaína, cannabis o tranquilizantes. Y según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), encabeza la lista en cuanto al grado de deterioro, daño físico y psicológico que produce, aumentado sus efectos más nocivos al tomarse con otros estupefacientes. Entrevistamos al especialista, Ramón Bravo de Instituto Hipócrates Granada.

  • El consumo de marihuana, ¿es tan inofensivo como se cree?

    Un alto porcentaje de los pacientes que acuden a consulta en CETPAG, son diagnosticados como adictos al consumo de marihuana. De entre todas las drogas no legalizadas, sin duda esta droga en sus diferentes apelaciones (cannabis, THC, hachís, maría…) es la más consumida y la más extendida entre la población general, por prácticamente todos los grupos normativos de la sociedad. Pero sobre todo, es con mucha diferencia la que goza de mayor aceptación y la que soporta una menor percepción de ser peligrosa o dañina.

  • El ejercicio físico, una nueva y creciente adicción

    Alimentar el ego y la competitividad en el ámbito del ejercicio parecen formar parte de esta nueva tendencia en la esfera de las adicciones que, aunque reciente, comienza a llamar la atención de los profesionales del deporte y la salud.

    Según explica David González-Cutre, investigador de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte de la Universidad de Elche, esta adicción al ejercicio es relativamente reciente y por ello existen pocos datos sobre las personas que se ven afectadas y su evolución.

    El ejercicio es bueno y saludable, pero como todo depende de la cantidad en la que se realice, señala el investigador. “Se han puesto de moda actividades como el triatlón, carreras que realizan personas de edad más avanzada de la habitual y que desean llegar a la meta a toda costa, a pesar de que pueda tener efectos negativos sobre su salud”, señala González-Cutre.

    Así, el investigador apunta cómo han aumentado las lesiones que llegan hasta atención primaria derivadas del ejercicio. “Las personas de 30 años o más cuando corren someten a un esfuerzo muy fuerte a articulaciones, rodillas o espalda. Este ejercicio debe ser pautado por un especialista y con unaperiodicidad determinada“, señala González-Cutre.

    La dependencia al ejercicio puede ser secundaria, cuando éste se convierte en un factor más dentro de un trastorno alimentario, o primaria cuando el ejercicio es en sí mismo lo que genera dependencia. Sin embargo, el investigador aclara que la adicción al ejercicio aún no se contempla como un trastorno dentro del manual de referencia internacional sobre salud mental (DSM-V), aunque está en estudio su inclusión.

    Los trabajos de González-Cutre y su colega Álvaro Sicilia de la Universidad de Almería sobre la adaptación de los modelos existentes para evaluar ladependencia al ejercicio se han publicado en las revistas The Spanish Journal of Psychology y Research Quarterly for Exercise & Sport. Su trabajo más reciente, aún por publicar, es una revisión de la literatura científica existente sobre este tema.

    Dimensiones de la adicción

    Según apunta González-Cutre, hasta el momento la adicción al ejercicio se ha abordado desde la misma perspectiva que la adicción a sustancias, a través de las siete dimensiones que se establecen en estos casos.

    Las siete dimensiones de la adicción a sustancias aplicadas al ejercicio se plantearían como:

    Tolerancia: hay que aumentar la cantidad de ejercicio que se realiza de forma progresiva porque el cuerpo se adapta a la cantidad que se realiza.

    Abstinencia: si no se realiza ejercicio físico se sufren síntomas de ansiedad o necesidad de hacerlo.

    Efectos deseados: se acaba haciendo más ejercicio del que se ha propuesto en un inicio.

    Hacer ejercicio se escapa de nuestro control: no se puede controlar la cantidad de ejercicio realizado y se practica más ejercicio del que se desearía.

    Tiempo: se ocupa demasiado tiempo del disponible para realizar ejercicio.

    Descuidar otras actividades: al ocupar tanto tiempo en el ejercicio no se dedica a la familia, los amigos, el trabajo.

    A pesar de producirse daños en la salud se continúa practicando ejercicio.

    Perfil más común

    Según señala González-Cutre, los resultados sobre adicción al ejercicio dentro y fuera de nuestras fronteras son similares. Los autores han realizado sus investigaciones en centros deportivos y entre universitarios de Ciencias de la Actividad Física y el Deporte y han descubierto que esta adicción es más común entre mujeres que entre hombres y en la franja de edad que va entre los 16 y los 25 años para ir disminuyendo a partir de los 33 años.

    Los ‘adictos’ al ejercicio se dirigen más a las actividades libres que existen en la oferta de los gimnasios y que no cuentan con monitor, es más común en elámbito de la musculatura y entre quienes participan en carreras populares o triatletas.

    Los autores en sus investigaciones distinguen entre dependientes y personas que aunque reúnen ciertas características comunes a éstos no se pueden considerar dependientes. En sus trabajos con universitarios, aquellos estudiantes que practicaban ejercicio más de tres veces por semana y con alta intensidad eran los que obtenían las puntuaciones más elevadas en relación a su dependencia al ejercicio.

    En cuanto a los resultados, los autores han descubierto que entre quienes acuden a los centros deportivos, un 5% podrían encontrarse dentro de los adictos al ejercicio. Entre los alumnos de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte la cifra aumenta hasta el 15% y en los estudios internacionales realizados entre corredores de maratón, suben hasta el 17%.

    Motivaciones y prevención

    Detrás de esta dependencia al ejercicio, González-Cutre señala que entre los jóvenes las motivaciones más comunes son una mayor preocupación por ser los mejores, la comparación con sus iguales, recibir refuerzos externos y sentirse mejor consigo mismos. El culto al cuerpo y la publicidad también podrían participar en este enfoque al ejercicio que es demasiado común en los gimnasios, en los que la salud no es el objetivo primordial, señala.

    Los investigadores, que hasta el momento han estudiado las características del fenómeno y cómo medirlo, plantean conclusiones sobre su posible prevención en lo referente a la regulación de las profesiones deportivas.

    Por un lado, González-Cutre apunta que debería existir una regulación de la educación física que estableciera la formación de los profesionales que pueden dirigir centros como los gimnasios estableciendo unos objetivos de salud y por otro lado, el investigador señala la necesidad de un cambio también entre los profesionales que dirigen la actividad deportiva para cambiar los objetivos para ir al gimnasio.

    “El enfoque que existe del deporte en este país es el del deporte de élite y no se regula de forma profesional todo lo referente a la actividad física y el deporte que se realiza en el día a día y entre la población aficionada”, concluye González-Cutre.

     

  • El miedo a afrontar debilidades y problemas

    Cuando se tiene un problema, ya sea de adicción o de cualquier otra índole, se da un momento en el que la persona que lo sufre comienza a percatarse de que algo en ella no va como debería ir (o las personas de su alrededor le hacen ser conscientes de ello). Es este el momento en el que comenzamos a asumir que tenemos un problema, por lo que empiezan a aflorar una serie de emociones y sentimientos que pueden provocar en nosotros un gran malestar. Esto se debe en parte a la incertidumbre (¿Qué pasará ahora? ¿Saldré de esta situación?), a los sentimientos de culpabilidad (¿Por qué he dejado que esto me suceda?), o, incluso, al realizar lo que se denomina como atribución externa (¿Cómo ha podido pasarme esto a mí?).

  • Estrategias para afrontar la adicción de nuestro hijo

    Cuando hablamos del consumo de drogas en los hijos, siempre será mejor prevenir desde el principio que afrontar luego esta adicción y todo lo que ello conlleva. Sin embargo, aunque podamos ayudarles a ser responsables, conocer las consecuencias que traen consigo las drogas y darles armas para rechazarlas, lo cierto es que la última decisión de consumirlas o no siempre dependerá de nuestros hijos.

  • Instituto Hipócrates para la adicción estrena nuevas y más amplias instalaciones

    Instituto Hipócrates Granada, centro especializado en el tratamiento de pacientes con trastornos de adicción  (alcohol, cocaína, cannabis, psicofármacos, drogas de diseño), atiende desde esta semana a sus pacientes en unas más amplias y modernas instalaciones situadas en el centro de la capital, en la calle Pintor López Mezquita, número 10.

  • Qué hacer cuando un adicto no se deja ayudar

    Las personas que acuden a CETPAG sufren porque algún ser  querido se está autodestruyendo por el consumo de drogas, alcohol u otro tipo de conducta adictiva, como puede ser la ludopatía o el enganche a las nuevas tecnologías. Los expertos insisten en que “las personas que no quieren ayuda no puede ser ayudadas”, pero sí hay una serie de recomendaciones que pueden facilitar que acepten ayuda.

  • Similitudes entre la adicción y el amor tóxico

    Muchas personas que visitan a un psicólogo o terapeuta están enamorados de su adicción. Es un amor dependiente, tóxico y destructivo. La droga es esa persona que cuando la conoces te seduce, todo en ella te produce placer, incluso sus pequeños defectos. El amor romántico es obsesivo, no es una emoción sino un impulso.

    Igualmente, el adicto a cualquier tóxico es obsesivo, pasa su tiempo pensando en el consumo, el consumo es su motivación para todo y toda su atención se centra en la sustancia.

  • Vivir sin una copa en la mano

    Xavi S. paciente rehabilitado en Instituto Hipócrates, da un paso más en su proceso de recuperación relatando su historia. Un duro pero esperanzador testimonio relacionado con el alcoholismo, una enfermedad física y psicológica que necesita  para salir de ella de un tratamiento integral y  el acompañamiento adecuado como el que ofrecen los profesionales de dicha clínica especializada en adicciones. Y entre ellas, en el consumo de alcohol, actualmente la principal causa a de adicción en combinación con otras drogas.