Salud IDEAL - descanso

  • Unas vacaciones de verdad: relax y descanso

    “Qué lleguen ya las vacaciones…”, este pensamiento nos aborda una y otra vez cuando se acercan los  meses  estivales. Las vacaciones son un anhelo para todos y no hay nada mejor que tener tiempo para hacer lo que nos gusta y relajarnos del estrés al que estamos sometidos día tras día.

  • ¿Con qué periodicidad debemos cambiar las sábanas?

    Recientemente varios medios se han hecho eco de un estudio llevado a cabo por el Instituto Pasteur en colaboración con Ariel Hygiene, que recomienda el cambio de sábanas una vez a la semana. Nuestra cama debe reunir una serie de condiciones saludables, para que proporcione un descanso efectivo, por eso además del colchón, almohada y base, la ropa de cama como parte del mismo, debe contar con el correcto mantenimiento para que el equipo completo asegure el rendimiento óptimo del mismo .¿Por qué es necesario este cambio de sábanas que nos recomienda este estudio? ¿Es estrictamente necesario llevarlo a cabo de este modo? ¿Mito o realidad?

  • ¿Dormir con o sin sujetador?

    La mayoría de las mujeres tienen una respuesta clara a esta pregunta y, en gran parte de las ocasiones, está determinada por la comodidad, sensación de calor o incluso, la propia costumbre. Pero, ¿nos hemos parado a pensar qué es mejor? ¿Qué beneficios tiene dormir con o sin sujetador?

  • ¿Qué ocurre en nuestro cerebro cuando no dormimos? 

    En primer lugar pérdida de recuerdos.La actividad del hipocampo, situado en el lóbulo temporal del cerebro, muestra un patrón neuronal particular mientras estamos despiertos y aprendemos algo. Cuando dormimos, esta pauta se repite, fijándose así este contenido en la memoria a largo plazo.  Si tenemos falta de sueño, esa información no pasará al almacén de recuerdos.

  • ¿Se pueden recuperar las horas perdidas de sueño?

    Algunas veces queremos, o necesitamos, estar activos con pocas horas de descanso. Y si bien no es nada saludable privarse de horas de sueño, se podría salir del paso con pausas breves e intermitentes de descanso durante varios días. Sin embargo, existen ciertas profesiones y rutinas de trabajo por las que nos vemos obligados a descansar muy pocas horas. Pero ¿cómo afecta a nuestro cuerpo esta privación de descanso?

  • ¿Te cuesta dormir por la noche? Soluciones científicamente demostradas

    Hay personas que tienen problemas para dormir, se pasan la noche dando vueltas en la cama y recurren a innumerables trucos caseros ¿Hay alguno que realmente funcione? Existen algunos remedios para el insomnio, científicamente demostrados que ayudan a dormir mejor.

  • ¿Tiene el sueño un origen genético?

    ¿Por qué unas personas duermen mejor que otras? ¿Somos genéticamente diferentes al dormir? Esta misma pregunta se la han hecho científicos dedicados a diferentes disciplinas relacionadas de algún u otro modo con la conducta del sueño, desde hace ya varias décadas. Para contrastar las diferentes hipótesis que se han venido barajando, se han llevado a cabo diferentes estudios con hermanos gemelos.

  • ¿Una ducha antes de dormir? Sí por favor

    El flujo de agua continuo sobre el cuerpo, proporciona numerosos beneficios al  organismo. El agua templada, dilata los vasos sanguíneos, baja el tono muscular, se distienden las articulaciones, nos induce a cierto estado de relajación, facilita la circulación sanguínea…Además del calor, el otro “culpable” de estos beneficiosos efectos es el movimiento del agua de la ducha, que actúa como una fuente de estimulación mecánica, imaginemos entonces, miles de partículas masajeando nuestra dermis y nuestros músculos.

  • Apnea del sueño, una enfermedad que impide un buen descanso

    La apnea del sueño, se refiere a un trastorno frecuente en adultos, aunque no es de extrañar su aparición en niños y adolescentes. Consiste en pausas en la respiración mientras el afectado duerme y  cuya duración es de varios segundos. Esta respiración no efectiva, tiene una consecuencia principal: un patrón de sueño fragmentado, superficial y que carece de carácter reparador.

  • Beneficios de estirar al levantarse

    Cuando dormimos nuestro sistema músculo esquelético se relaja y perdemos parte del tono (tensión en reposo) con el que normalmente contamos cuando estamos despiertos.  Estirar al levantarnos de la cama  supone una estupenda manera de  recuperar rápidamente esta fuerza, disminuyendo además la rigidez producida durante la noche. Los estiramientos ayudan al cuerpo a funcionar debidamente, nos sentimos con más energía durante la mañana, y desprendidos  del estrés acumulado del día anterior. Además cuando se duerme, la circulación se ralentiza, por lo que esta acción de extensión de nuestro cuerpo, ayuda a reactivar el flujo sanguíneo  y prepara al cuerpo para el nuevo día. 

  • Ciática y descanso

    El dolor de ciática es una circunstancia que afecta en gran medida a buena parte de la población y, que por sus características, suele ser a menudo incapacitante. Se manifiesta con un intenso dolor unilateral, que va desde la zona del glúteo,  baja por la parte posterior del muslo y puede llegar hasta la zona baja de la pierna,  terminando en el pie.

  • Cómo hacer del dormitorio un lugar ideal

    Ya lo dice la frase clásica “Mens sana in corpore sano”, pero ¿cómo se consigue un cuerpo sano? La solución a esta ecuación la tendríamos combinando diferentes variables, algunas pueden suponer una incógnita, pero otras son viejas conocidas para nosotros: una alimentación sana, ejercicio regular, abandonar hábitos nocivos como el tabaco y por supuesto, un buen descanso.

  • Dormir bien facilita la adquisición del lenguaje

    Para los bebés cada pequeño instante es una nueva y gran experiencia, el cerebro infantil tiene que organizar la inundación de estímulos: almacenar nueva información en su memoria a largo plazo, agregar experiencias similares y categorizarlas. En una reciente investigación, se ha descubierto que los bebés pueden asociar información mucho antes de lo supuesto. Mientras un niño pequeño duerme, su cerebro experimenta asombrosas transformaciones. Después de una siesta, se descubrió que los bebés podían diferenciar entre la palabra correcta o incorrecta con la que se denominaba un nuevo objeto.

    Científicos del Instituto Max Planck de Ciencias Cognitivas y Cerebrales Humanas (Leipzig) observaron que los bebés logran asociar un significado a una palabra entre los seis y los ocho meses de edad; las llamadas protopalabras que combinan estímulos visuales y acústicos, se convierten en palabras reales, conectadas al contenido. Esta capacidad, que parecía reservada a los adultos, se observa también en bebés.

  • Dormir bien para crecer más

    El crecimiento humano está desencadenado por una serie de fascinantes y complejos procesos celulares, estimulados por un combinado de hormonas, siendo la Hormona del Crecimiento (HGH), la que desempeña el papel más importante (aunque no es la única implicada). Secretada por la hipófisis, actúa sobre todos los tejidos del cuerpo provocando progresivamente el desarrollo celular, el alargamiento de cartílagos y regeneración muscular con el consiguiente beneficio para el organismo.

  • Dormir bien, necesario para rendir mejor

    En el seno de las empresas, se presta cada vez mayor atención al dormir bien, como pieza clave para el éxito laboral y los resultados finales. Las empresas se han concienciado que el sueño mejora la toma de decisiones en general y por ende la toma de decisiones complejas en nuestro trabajo.

    La importancia de un buen descanso

    En un mundo cada vez más conectado, las empresas esperan que sus trabajadores sean creativos y estén siempre en guardia para cualquier problema que pueda surgir.

    Hay numerosos estudios que demuestran que dormir bien es beneficioso para diferentes funciones cerebrales, las empresas se han dado cuenta que cuando los empleados están descansados, su capacidad de innovar y creatividad, aumenta.

    Un estudio demostró que un sueño reparador genera nuevas percepciones dando a los sujetos casi el doble de probabilidad de descubrir una solución creativa a los problemas. Además existen evidencias que demuestran que una siesta durante la tarde, puede ayudarnos a realizar nuestro trabajo de una manera eficaz.

     Desde una investigación de la Universidad de California (San Francisco), advirtieron el año pasado que no tener un sueño de calidad, puede hacer que caigamos enfermo. Por ejemplo, descubrieron que las personas que duermen menos de de 6 horas diarias, tienen cuatro veces más probabilidad de resfriarse.

    Conductas claves que mejoran tras una noche de sueño

    Con un sueño reparador podríamos conseguir adoptar los comportamientos que resultan claves para ser un líder:

    Apoyamos a los demás

    En un estado de privación del sueño tendemos a expresar los sentimientos de un modo y con un tono de voz más negativos. Además, pareces ser que es poco probable que la gente que no ha dormido lo suficiente confíe plenamente en otra persona.

    Los resultados son nuestra meta

    Para que los buenos resultados sean nuestra meta (profesional y personal) hay que estar atentos y evitar distracciones. Por ello varios estudios demuestran que con tan solo 6 horas de sueño la persona tiene la percepción equivalente a si tuviera un 0.05% de alcohol en sangre, multiplicándose por dos cuando la persona solo duerme 4 horas.

    Mejora nuestra capacidad de toma de decisiones

    Cuando se nos priva de un buen descanso, no somos tan rápidos e incluso tareas sencillas y mecanizadas como responder e-mail, suelen resultar difíciles y tediosas.

    Un ejemplo curioso: la empresa Aetna

    En la empresa estadounidense se han percatado sobre la importancia de la falta de sueño en sus empleados que ha creado un programa de recompensa por dormir (al menos) siete horas.

    Los empleados de Aetna que participan registran su sueño a través de unas sencillas pulseras que llevan instaladas en su muñeca, lo cual permite motorizar su sueño.

    Se ha demostrado que el sueño, mejora la toma de decisiones, la ciencia avala el mito de “las decisiones importantes hay que consultarlas con el colchón”, y que mejor que hacerlo con un colchón de Grupo Lo Monaco.

  • Dormir con la radio ¿es recomendable?

    A muchas personas les gusta estar en la cama antes de dormir con la radio puesta, ya que piensan que escuchar la radio antes de dormir les ayuda a conciliar el sueño rápidamente. De hecho, si no utilizan este método, sufren el temido insomnio de conciliación: vueltas y más vueltas en la cama, el reloj avanza, la ansiedad por dormir crece, pero el sueño nunca llega.

  • Dormir mucho durante el fin de semana perjudica el rendimiento social y escolar

    La irregularidad de horarios a la hora de dormir, según un estudio reciente de la Universidad Complutense de Madrid, influye negativamente en el rendimiento académico y social, sobre todo en el caso de los adolescentes, entre los que es habitual que duerman un número de horas bastante diferente si es un día entre semana o se trata de fines de semana. Esta irregularidad supondría  un desfase entre su reloj biológico y su reloj social, que a su vez disminuye el rendimiento cognitivo de los jóvenes, que además el estudio apunta, es mayor en el caso de las chicas. 

  • Dormir mucho y desarrollo de demencia ¿están relacionados?

    La importancia de un buen descanso es indudable, pero ¿sabías que dormir más de nueve horas conlleva el grave riesgo de poder desarrollar problemas de salud con el paso de los años, que si dormimos menos? En la revista “Neurology” se explica cómo aquéllas personas que duermen un gran número de horas, tienen una dimensión cerebral más reducida. Según los estudios, para 2025, se superarán los 7 millones de estadounidenses mayores de 65 años que padecerán de Alzheimer.

    El experimento: duración del sueño nocturno

    Para llegar a estas conclusiones, se investigó a un grupo de adultos inscritos en el 'Framingham Heart Study' (FHS), un ambicioso estudio sobre salud cardiovascular que se ha llevado a cabo desde el año 1948 en Framminghan (Massachusetts), y que actualmente cuenta con la tercera generación de participantes.

    Se fue registrando el tiempo que dormían cada noche los sujetos experimentales y se les hizo un seguimiento durante diez años para determinar quiénes desarrollaron demencia, incluyendo demencia de tipo Alzheimer. Entonces, investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Boston, analizaron los datos recogidos sobre la cantidad de sueño y su relación con el riesgo de desarrollar demencia.  Se llegó a interesantes conclusiones como que las personas que habían participado y que dormían más de nueve horas cada noche, tenían seis veces más riesgo de desarrollar demencia a los 10 años, en comparación con los participantes que dormían menos horas. Además, otro dato hallado fue que las personas con estudios superiores, tenían menos riesgo de desarrollar este tipo de enfermedad, en el caso que se duerme demasiado. Así lo indicó el neurólogo Sudha Seshadri, coautor del estudio.

    Sueño excesivo: un síntoma más que una causa

    Somnolencia ¿causa o efecto? Matthew Pase, investigador del Departamento de Neurología de la Universidad de Boston, afirmó que "la información sobre la duración del sueño puede ser una herramienta clínica útil para ayudar a predecir a las personas en riesgo de desarrollar demencia dentro de diez años.”

    Y es que los resultados arrojan las siguientes afirmaciones: dormir en exceso puede ser un síntoma y no una causa de los cambios que se producen en el cerebro como consecuencia de la demencia. Es por esto importante apuntar que no es 100% seguro que reduciendo el número de horas que dormimos, disminuyamos el riesgo de padecer demencia.

     

     

     

  • Dormir nos hace más guapos

    Dormir puede ser un gran secreto de belleza, y no debería de sonarnos raro, es más ¿cuántas veces, después de una noche de insomnio, nos hemos levantado y al mirarnos al espejo hemos pensado “qué mala cara tengo”? Por un lado, si reposamos de forma óptima nos sentimos mejor, mucho más relajados  y ya sabemos que “la cara es el espejo del alma”. Por otro lado, se ha demostrado que el “sueño de belleza” (beauty sleep) es una realidad y es esa propiedad reparadora del descanso la que nos hace más guapos. Diferentes estudios han demostrado que durante el sueño nocturno ocurren  importantes reacciones metabólicas en las células, que contribuyen a eliminar sustancias y que hacen aumentan nuestros rasgos de belleza.

  • Dormir nos hace más inteligentes

    Todos hemos notado que tras una noche de sueño profundo, sin molestias ni despertares indeseados, nos hemos levantado de mejor humor, más atentos, con mayor capacidad de concentración, y hemos sido capaces de rendir mejor en nuestro trabajo o en las tareas cotidianas. Dormir bien, no sólo nos ayuda a dirigir mejor nuestra atención,  sino que también nos hace capaces de aprender y procesar más fácilmente la información que nos va llegando a través de los sentidos durante el día.