Ondas de choque para acabar con la disfunción eréctil

Entendemos por disfunción eréctil, o impotencia sexual, la incapacidad para conseguir una erección suficiente y durante el tiempo necesario para mantener una relación sexual satisfactoria. Es importante resaltar que este término se refiere exclusivamente a la incapacidad de erección del pene, y que no implica trastornos del deseo sexual, la eyaculación o el orgasmo.

A pesar de que para muchos hombres se trate de un tema tabú, sobre el que les cuesta hablar o pedir ayuda, la disfunción eréctil es un problema que afecta a un porcentaje de varones importante. Además, la incidencia aumenta con la edad. Se calcula que un 5% de los varones de 40 años y entre un 15 y un 25% de los de 65 años de edad la padecen. A pesar de estos datos, la disfunción eréctil no es un problema que forme parte del proceso de envejecimiento, dado que no todos los hombres lo sufren.

Aunque se trate de un trastorno benigno, la repercusión de este problema afecta en la mayoría de casos a la salud psicosocial del individuo, alterando su calidad de vida personal y repercutiendo en su entorno familiar, laboral y de pareja.

¿Qué causa la disfunción eréctil?

Las causas que pueden provocar la disfunción eréctil son muy variadas, aunque destacan las de origen psicógeno, hormonal, neurológico y vascular.

Los profesionales de clínica Clínica Regenia destacan que los principales causantes son los llamados factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión, la diabetes, el colesterol elevado, el tabaquismo.

Cerca del 80% de las disfunciones son de origen vascular, por lo que se dice que la disfunción eréctil no es más que una manifestación local de la enfermedad vascular. Y es que en estos casos disminuye la capacidad de los vasos sanguíneos del pene para albergar la sangre necesaria para producir y mantener una erección.

Cuando la causa es de origen vascular existen tratamientos capaces de inducir la formación de vasos nuevos, lo que nos conduciría a la “curación” de la disfunción eréctil.

La terapia de ondas de choque de baja intensidad es uno de los tratamientos estrella para acabar con este problema. Esta terapia utiliza una tecnología punta que trata de regenerar los vasos sanguíneos mediante la aplicación de unas ondas sonoras no dolorosas que se aplican sobre los cuerpos cavernosos del pene y que no precisan de ningún tipo de anestesia. Se suelen hacer de cinco a seis sesiones de 25 a 30 minutos de duración y los resultados son satisfactorios para los pacientes en más del 80% de los casos.

Este tratamiento para la disfunción eréctil (DE) de origen vascular produce una activación de la angiogénesis o formación de nuevos vasos sanguíneos, lo que supone mayor capacidad para albergar sangre en los cuerpos cavernosos y como consecuencia una mayor capacidad funcional.

Con el mismo fin de generar vasos nuevos en los cuerpos cavernosos del pene, se utilizan los factores de crecimiento celular. Estos factores de crecimiento son muy abundantes en las plaquetas. Por ello, a partir de una extracción de sangre del paciente se elabora el conocido como Plasma Rico en Plaquetas (PRP), que se inyectará en los cuerpos cavernosos para potenciar el efecto de las ondas de choque y acabar con la disfunción eréctil.

Clínica Regenia es una clínica especializada en medicina regenerativa, sobre todo en tratamientos de disfunción eréctil, tratamiento de la alopecia y medicina estética. Esta clínica integra además una unidad complementaria, RMAS (Regeneración Masculina), con el objetivo de de ofrecer un cuidado personalizado según las necesidades de cada paciente.

 


Datos-Clínica-Regenia

Clínica Regenia

Clínica Regenia

Avenidad de la Constitución 20
18012, Granada
Teléfono: 958 17 95 30
www.clinicaregenia.com

Publicidad