Cómo recuperar la figura tras el parto

Reencontrarse con el cuerpo tras el parto es una situación complicada para la mayoría de las madres, y esto ocurre por la transformación física a la que muchas mujeres se someten. Más allá de la estética, el reajuste físico que éste supone es un importante reto para cualquier madre que desee recuperar su figura previa al embarazo, aunque también depende de diversos factores estacionales como la edad, la condición física anterior o la complexión del individuo.

El sobrepeso puede quedar instalado si no se inicia un tratamiento tras la lactancia siempre bajo supervisión médica, acompañado de ejercicio para combatir la flacidez.

La mayoría de las pacientes presentan algún síntoma de flacidez abdominal tras el estiramiento de la piel y la rotura de las fibras de colágeno impidiendo que vuelvan a su posición habitual, a veces se produce una situación conocida como diastasis de rectos, en la que se separa la línea media del abdomen (los músculos abdominales) y en diversas situaciones, como por ejemplo estando sentada en la cama e intentar levantar las dos piernas a la vez, el contenido abdominal es empujado hacia fuera; sin poder ser contenido por los músculos abdominales desplazados. A veces se produce un faldón graso abdominal que nos impide nuestra vida cotidiana confortable, generando irritaciones por sudoración y diversas alteraciones dermatológicas conocidas como intertrigo.

Esta situación puede corregirse mediante una cirugía reparadora del abdomen llamada abdominoplastia. Muchas mujeres presentan un volumen mayor de grasa en zonas localizadas del cuerpo tras el embarazo. La cirugía mas efectiva para su corrección es la lipo-laser.

Después del embarazo, entre muchos otros cambios, las hormonas femeninas provocan retención de líquidos y a su vez celulitis en algunas zonas localizadas del cuerpo. Para acabar con la celulitis existen distintos tratamientos como mesoterapia o carboxiterapia.

La mesoterapia se basa en la infiltración subcutánea de principios activos que mejoran la circulación sanguínea, reducen el tamaño de las células adiposas y favorecen el drenaje de estas.

Por último, la carboxiterapia también emplea métodos de inyección subcutánea, en este caso de gas carbónico, ejerciendo una acción vasodilatadora sobre la microcirculación, por lo que mejora el flujo sanguíneo y la oxigenación de los tejidos.

Otra de las consecuencias más notables tras el embarazo se basa en los cambios que sufre el pecho de la mujer, como son aumento y caída o ptosis, flacidez, estrías, pérdida de proyección o un aumento de las aureolas. La técnica más eficaz hoy en día es la mastopexia, una intervención que utiliza la cirugía para levantar el pecho caído y lo recoloca para darle una forma natural sin ningún tipo de consecuencia durante el periodo de lactancia. Para los grandes volúmenes de mama se corrigen mediante una reducción de mama, que le dota de un aspecto mas natural y correcto.

Por otra parte, las varices y estrías son un símbolo evidente tras el embarazo por el cambio hormonal al que se exponen, afectando en gran medida al sistema circulatorio. Para combatir ambas afecciones se utilizan técnicas de láser mejoradas, que no requieren cirugía y, por lo tanto, no son para nada invasivas. Este tipo de láser actúa emitiendo pequeñas proyecciones de calor que inciden en el colágeno de la zona tratada, mejorando y favoreciendo su síntesis llegando a conseguir la mejora de las estrías y varices hasta un 75%.


Centro Europeo de Cirugía Estética

Centro Europeo de Cirugía Estética

• Calle Neptuno 6, 1ºD. 18004, Granada.
Teléfono: 958 52 24 23

• Calle Maldonado 44, Bajo Derecha. 28006, Madrid.
Teléfono: 913 09 03 27

www.centroeuropeodecirugiaestetica.com

Publicidad