La mortal conexión riñones-corazón

CORAZN_ENCHUFE_RETOCADO

Las patologías cardiovasculares, y en especial la enfermedad coronaria, son la primera causa de muerte de los trasplantados de riñón, según destaca la Sociedad Española de Nefrología (SEN).

José María Morales, nefrólogo del Hospital 12 de Octubre de Madrid, ha destacado que esta prevalencia de la enfermedad coronaria en la mortalidad de pacientes trasplantados obliga a "mejorar el perfil de riesgo cardiovascular" de estos enfermos. Esta sociedad científica destaca que  los avances registrados en el trasplante renal en España, donde ha aumentado la supervivencia de los trasplantados a corto plazo gracias a las mejoras de las técnicas quirúrgicas y la aparición de nuevos fármacos inmunosupresores.

Pero también se ha constatado que la supervivencia a largo plazo del riñón trasplantado no ha mejorado sustancialmente, debido, entre otros factores, a la tasa de mortalidad cardiovascular que sufren los pacientes trasplantados. "Los factores de riesgo cardiovascular clásicos, potenciados por algunos aspectos específicos del trasplante renal, como la insuficiencia renal y el uso de fármacos inmunosupresores son los verdaderos responsables de que el paciente trasplantado renal sufra eventos cardiovasculares que amenacen su vida", ha concluido el doctor Morales.