Plasma rico en plaquetas, nueva terapia en la cartera de servicios de Biotronic Salud

El plasma rico en plaquetas (PRP) tiene sus antecedentes en 1994 cuando un grupo de cirujanos empleó la adición de un adhesivo de fibrina autógena al hueso esponjoso durante la reconstrucción mandibular. Para ello recurrieron a la separación de una muestra de sangre en sus componentes y emplearon la fracción plasmática como crioprecipitado.

Su utilidad se basa en aprovechar los efectos de los factores de crecimiento (FC) que la plaqueta contiene en alta concentración y que poseen una potente capacidad para regenerar tejidos, favorecer el crecimiento celular y vascular, y estimular la formación de elementos intercelulares como el colágeno. Los FC son mediadores biológicos naturales que intervienen en la regeneración y la reparación de los tejidos. Estos polipéptidos regulan diversos fenómenos celulares, como la síntesis de ADN, la diferenciación celular y la producción de matriz extracelular (ácido hialurónico) estimulando la síntesis y diferenciación de las células precursoras que formarán nuevos tejidos. Puede concluirse que estas moléculas son iniciadoras universales de todo proceso de reparación de tejidos. Las plaquetas constituyen las primeras células en llegar al tejido dañado y son muy activas en la fase temprana de la inflamación del proceso de cicatrización. Estas células juegan un importante papel en la homeostasis, a través de su adherencia a la membrana celular se favorece la agregación, formación del coágulo y liberación de sustancias, que favorecen la reparación de los tejidos por su acción sobre las células que participan en la inflamación.

El PRP es un concentrado proveniente de la sangre del propio paciente y su aplicación se realiza de forma ambulatoria. La concentración de los factores de crecimiento de este compuesto son de tres a cinco veces más numerosos que en el plasma normal, lo que ayuda a la cicatrización de los tejidos. En realidad, se trata de una parte plasmática procedente de 20-30 ml de sangre periférica que se centrifuga a 3.200 revoluciones por minuto durante 15 min. El resultado son aproximadamente 2-3 ml de plasma enriquecido en plaquetas con concentraciones variables pero, casi siempre, alrededor de 1 × 106 plaquetas.

El efecto terapéutico del PRP se consigue concentrando cantidades ingentes de FC en los tejidos dañados. La naturaleza autóloga del PRP parece ser el argumento principal por el cual la tolerancia a la infiltración es excelente, produciéndose en contadas ocasiones una leve reacción inflamatoria local. Tampoco se han comunicado casos de infección pospunción, dato que quizá pueda relacionarse con el efecto antimicrobiano del PRP. Al ser sustancias autólogas no producen alergia o rechazo en el paciente, estimulando y acelerando la proliferación y regeneración celular.

La infiltración de PRP en los casos de artrosis de rodilla mejora la funcionalidad de la articulación, disminuye el dolor y regenera el cartílago, aumentando los niveles de calidad de vida del paciente. La infiltración es una técnica mínimamente invasiva e indolora. Con una infiltración mensual durante tres meses seguidos, se consigue una mejoría clínica duradera entre seis y doce meses, deteniendo la progresión de la enfermedad. Es, por tanto, una técnica no sólo paliativa, sino regeneradora de la artrosis.

El PRP depositado en la articulación dañada de rodilla es una técnica sencilla que, aunque relativamente joven, está demostrando su eficacia, tolerabilidad y mejoría en la funcionalidad de los pacientes, que Biotronic Salud, siempre a la vanguardia de las innovaciones, ha incorporado a su cartera de servicios para completar la oferta de terapia del dolor a nuestros pacientes.


Biotronic Salud

Biotronic Salud

Calle Horno de Abad 14
Granada
Tel.: 858 98 53 70
www.biotronicsalud.es

Biotronic Salud - Fotos

Biotronic Salud
Biotronic Salud
Biotronic Salud
Biotronic Salud
Biotronic Salud
Biotronic Salud

Publicidad