La apnea del sueño duplica las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico

¿Roncas y tienes pausas respiratorias frecuentes durante el sueño? ¿Te sientes cansado y con sueño durante el día? Posiblemente sufras apnea del sueño, un trastorno que afecta a más de tres hombres de cada diez y a casi una mujer de cada cinco.

Las personas que sufren este síndrome duermen poco y mal, pero casi nunca se dan cuenta de ello. Esto provoca que estos pacientes no disfruten del sueño más reparador y que, por tanto, se despierten por la mañana cansados y con somnolencia durante el resto del día; Un cansancio que está directamente relacionado con la seguridad al volante.

Según las estadísticas de la DGT, la somnolencia interviene, directa o indirectamente, entre el 1 y el 30% de los accidentes de tráfico en España. Lo mismo ocurre con los accidentes laborales, que se vinculan frecuentemente con la somnolencia. Estos pacientes tienen un riesgo de accidente seis veces mayor que el de la población en general.

Durante el breve lapso de tiempo que se pierde la conciencia y la concentración en la carretera con motivo de los microsueños, la persona duplica las probabilidades de tener un accidente. Estos pequeños sueños que produce el organismo como defensa por no haber dormido bien provocan muchos de los frenazos de emergencia, marcas viales y desvíos inesperados. De hecho, los accidentes asociados a la apnea del sueño con frecuencia son más graves, ya que ocurren a mayor velocidad y suelen ser choques frontales.

Según estudios elaborados por la DGT, estos conductores cometen más errores en el seguimiento de trayectorias, en el control de velocidad y tienen tiempos de reacción retardados. Por tanto, los

bostezos, la dificultad de concentración y la de mantener una distancia constante respecto al vehículo de delante o desplazamientos laterales de vehículos, deben hacer pensar que se está ante una situación de riesgo.

Además de suponer un peligro para la seguridad vial, la apnea supone un riesgo para la salud cardiovascular del paciente dado que se presentan unos niveles de oxígeno más bajos en sangre. De aquí que sea tan importante obtener un diagnóstico temprano y su correspondiente tratamiento.

Pero, ¿cómo podemos saber si sufrimos este problema para tomar las medidas pertinentes?

Dado que la mayoría de síntomas se presentan mientras que se duerme, será el o la compañera de cama la que conozca si padece algunos de los signos que presentamos a continuación:

-Ronquidos frecuentes y sonoros: Los ronquidos se suceden con periodos de silencio y pueden fluctuar entre 10 segundos y un minuto. En los casos más severos estos pueden ser incluso mayores. Al final de cada apnea aparece un sonoro ronquido, un ahogo, gemido o balbuceo. No obstante, no todas las personas que roncan tienen porqué padecer apnea.

-Movimientos corporales bruscos y a menudo acompañados de despertares. Estos síntomas, acompañados de los ronquidos pueden provocar que su pareja duerma (o desee hacerlo) en otra cama o incluso en otra habitación.

-Cese de respiración periódica o respiración ahogada.

-Fatiga y somnolencia durante el día. Uno de los problemas que más repercute en la vida de los pacientes con apnea es la tendencia a dormirse en cualquier momento, ya se esté viendo la televisión, trabajando, leyendo o incluso, conduciendo.

-Sensación de aturdimiento, torpeza y dolores de cabeza como consecuencia de un sueño poco reparador.

-Hipertensión. Al no disfrutar del sueño profundo la tensión puede subir. No obstante, la apnea afecta a hombres que ya presentan tensión alta, en los que este trastorno incrementa los riesgos de sufrir un infarto, un accidente cardiovascular o problemas circulatorios.

Si crees que sufres apnea del sueño debes consultar con tu médico para que te recomiende el tratamiento más adecuado. Afortunadamente existen tratamientos muy eficaces. En Clínica dental Apneadent son especialistas en Odontología integral y Trastornos del Sueño, ronquidos y apneas del sueño. Por ello sus especialistas recomiendan un dispositivo de avance mandibular, especialmente indicado en el tratamiento del ronquido y síndrome de apnea del sueño leve. Su mecanismo de acción se basa en el adelantamiento controlado y confortable de la mandíbula, mediante el incremento del tono muscular a nivel de la vía aérea. De esta forma se facilita el paso del aire, eliminando el ronquido y mejorando los episodios de apnea, que se traducen en una notable mejoría de la calidad de vida de los pacientes.


Apneadent

Apneadent

Odontología integral y Trastornos del Sueño
Calle Pedro Antonio de Alarcón 27, Bajo.
Tlef.: 958 15 24 09
www.apneadent.com

Publicidad