¿Por qué es importante mantener todas las piezas dentales?

Tener una sonrisa perfecta, bien cuidada y alineada, es una de las grandes premisas del ideal de belleza actual. No obstante, contar con todas las piezas dentales perfectamente sanas no sólo se trata de una cuestión estética que favorece la mejora de la imagen, es también una cuestión fundamental para el cuido de la salud general.

El hecho de que muchos pacientes no sientan molestias ante la ausencia de alguna pieza dental favorece que no acudan al dentista a tiempo y dejen pasar un tiempo de vital importancia para prevenir posibles problemas de salud.

 

¿Cuáles son las causas más frecuentes de la pérdida de dientes?

La periodontitis, las caries, los tratamientos inacabados y los traumatismos son algunas de las causas más comunes del desgaste de la dentadura y de la pérdida de una pieza dental.

Principalmente son las bacterias las que se van acumulando y afectando al diente, llegando a veces a dañar el nervio y producir infecciones. En ocasiones, cuando la infección no se diagnostica a tiempo o el diente se cae por sí mismo o no queda más remedio que extraerlo para poder solucionar el problema.

Por otro lado, cuando el paciente tiene una mordida incorrecta o padece bruximo, los dientes se van desgastando de forma irregular, provocando la pérdida de su estructura. Si el daño es grave esto también puede afectar al interior del diente, causar fracturas y favorecer la aparición de caries.

Los traumatismos también pueden provocar daños en el interior del diente o en los tejidos de soporte, originar fracturas y lesiones en el hueso, o que directamente se caiga el diente.

Otro motivo recurrente es el desgaste fisiológico de la vejez.

Posibles problemas de la falta de dientes

La falta de una o varias piezas dentales suele provocar en la persona una pérdida de autoestima. Además, este complejo estético puede conllevar consigo la deformación de rasgos faciales, la formación de arrugas y el hundimiento de los labios.

Por otra parte aparecen problemas en la realización de determinadas tareas cotidianas como la pronunciación o la masticación. Estas dificultades propician un esfuerzo extra a nuestros órganos que pueden ocasionar el desgaste de las encías, la pérdida del hueso maxilar y un esfuerzo extra del estómago.

Además, el espacio que queda vacío tiende a ser ocupado por los dientes adyacentes, contribuyendo así a la aparición de más espacios entre los dientes y mayor aumento de caries.

Prótesis dentales: La solución definitiva

Si queremos evitar la pérdida de dientes, la mejor medicina es la prevención. Para ello desde clínica Apneadent recomiendan hacerse al menos una revisión dental cada seis meses, así como la realización de limpiezas dentales con la misma regularidad.

Una vez que ya se ha perdido una o varias piezas dentales existen diversas soluciones, aunque los especialistas recomiendan los implantes dentales por sus numerosas ventajas frente a otros métodos menos efectivos.

Los implantes actúan como la propia raíz del diente, fusionándose con el hueso del maximilar y evitando la pérdida ósea que produce la caída de la pieza dental. Además, el paciente podrá volver a disfrutar de su dentadura con normalidad de la manera más cómoda y natural, así como conservar el hueso y los dientes contiguos.

Sin embargo esta solución no es siempre aplicable, ya que podría suceder que el paciente no cuente con el hueso necesario para realizar la intervención.

Por este motivo Clínica Apneadent ofrece una primera revisión gratuita para estudiar las opciones más convenientes para la rehabilitación de la boca.


Apneadent

Apneadent

Odontología integral y Trastornos del Sueño
Calle Pedro Antonio de Alarcón 27, Bajo.
Tlef.: 958 15 24 09
www.apneadent.com

Publicidad