¿Por qué es importante tener todos los dientes?

La respuesta más frecuente a esta cuestión suele estar relacionada con la estética. Además no se suele acudir a consulta si no hay dolor. “Llevo mucho tiempo sin una muela y no me molesta”, dicen a menudo los pacientes.  La importancia que tiene tener todas las piezas dentales para nuestra calidad de vida, y las graves consecuencias que puede conllevar para nuestra salud, son desconocidas por la mayoría de la población.

Causas frecuentes

La peridodoncia, gingivitis y periodontitis , se encuentran entre las causas comunes que pueden acabar con la caída de los dientes. Una higiene dental deficiente provoca el deterioro de la encía y  su pérdida de capacidad de agarre. El odontólogo también puede recomendar alguna extracción en casos de infección avanzada para evitar su extensión; o también cuando se da un apiñamiento severo, y se indique para hacer hueco suficiente y colocar el resto de de piezas. Los traumatismos o el desgaste fisiológico de la vejez unido a enfermedades o lesiones también motivan su desaparición.

Problemas físicos y psicológicos

La falta de un solo diente puedo hacer sentir a la persona insegura, poco atractiva, e incómoda.  Un complejo estético que lleva consigo la deformación de los rasgos faciales, la formación de arrugas y el hundimiento de los labios. 

Además de la pérdida de la sonrisa, sin unos dientes sanos las actividades cotidianas pueden verse afectadas. Problemas de pronunciación o de masticación son habituales, provocando un esfuerzo extra a nuestro estómago al complicarse la trituración de los alimentos, el desgaste de las encías y la pérdida del hueso maxilar. El espacio vacío tiende a ser ocupado por los dientes adyacentes y también contribuye a la aparición de nuevos espacios entre los dientes y un mayor riesgo de caries.

La mejor solución: el implante dental

Los implantes dentales son la mejor opción para reponer las piezas dentales perdidas. Cuenta con la ventaja de que actúa como si fuera la raíz del diente, fusionándose con el propio hueso del maxilar, y evitando con ello la pérdida ósea producida por la caída del diente. Los beneficios son numerosos: restauración del aspecto natural de la dentadura, conservación del hueso y de los dientes contiguos,  comodidad y satisfacción por parte del paciente.

Sin embargo en todos los casos no es posible realizarse esta intervención, ya que dependerá de la cantidad de hueso que se haya perdido.

La Clínica Apneadent  ofrece por ello una revisión gratuita para estudiar las opciones más convenientes para la rehabilitación de la boca. De poder realizarse tratamiento con implantes, cuentan los mejores medios materiales y humanos, y a un precio justo. En otros casos, confeccionan tratamientos alternativos como puentes  o prótesis dentales avanzadas cada vez más estéticas, con unos resultados también prácticos y naturales.