Las alergias se diagnostican mal

ALERGIA_RETOCADO

La Sociedad Andaluza de Alergología e Inmunología Clínica (AlergoSur) ha alertado de que dentro del diagnostico de ciertos procesos alérgicos "se están utilizando algunos métodos que no están totalmente reconocidos" y señala que al mismo tiempo se diagnostican procesos que "no tienen credibilidad".

El presidente de la sociedad, Javier Monteseirín, ha explicado  que "dentro del diagnóstico de ciertos procesos se están utilizando algunos métodos que no están totalmente reconocidos como el síndrome de Histaminosis alimentaria no alérgica, que no existe", así como algunos procesos diagnosticados que "no tienen credibilidad". Además, lamenta que estos procedimientos "confundan" a los pacientes. En este sentido, entiende que "la desesperación en la búsqueda de alivios está vinculada la creencia de estos métodos". Se trata, de "mejoría por el efecto placebo", añade.

Monteseirín ha manifestado que estas prácticas "corrientemente se dan en médicos que no son especialistas alergólogos", aunque reconoce que esto "no significa que pueda haber algún caso dentro de estos". Además, apunta que "el primer riesgo es el mal diagnóstico de la enfermedad, así como el riesgo para el bolsillo del paciente, que paga algo que no le servirá para nada". También ha indicado "el incremento alarmante de la patología alérgica en la sociedad moderna". En este sentido, ha apuntado que "entre el 30 y 35 por ciento aproximadamente de la población andaluza tiene algún tipo de alergia, si bien dentro de siete u ocho años alcanzará en torno al 50 por ciento".

Tratamientos individualizados

Asimismo, el presidente de AlergoSur ha adelantado que "en un futuro no inmediato será realidad los tratamientos individualizados con alérgenos recombinantes, esto es, inmunoterapia a la carta". No obstante, ha aclarado que actualmente el coste de este proyecto es "brutal", pudiendo alcanzar una vacuna hasta 20 millones de euros.

Además, reconoce que su novedad obliga a las autoridades europeas a "mirar con lupa esta iniciativa, porque lo primero es salvaguardar la salud de las personas", si bien esto conlleva "más retraso en la realización de este tratamiento". Monteseirín ha confirmado que "hay compañías que se encuentran en la fase tres del proyecto, es decir, prácticamente en la antesala de poder sacarla en relativamente poco tiempo". Por último, ha precisado que "estos tratamientos no estarán para todos los alérgenos ni alérgicos, pues comenzarán por las alergias más abundantes, respiratorias, de veneno de himenópteros e, incluso, se están planteando las alimentarias".