Atención, en verano aumenta el consumo de drogas entre los jóvenes

Durante la temporada de verano es habitual que los jóvenes incrementen el consumo de bebidas alcohólicas y drogas, especialmente las sintéticas como el éxtasis, la ketamina o el LSD.

En estos meses los jóvenes aprovechan sus vacaciones para salir más de fiesta y viajar, un combo a veces explosivo junto a sus ganas de pasarlo bien y despejarse, teniendo en cuenta que en estas fechas las sustancias ilegales son vendidas principalmente en discotecas, festivales y playas bajo distintos nombres, presentaciones y precios.
Este aumento en el consumo de drogas se ve agravado cuando se mezcla con un exceso de alcohol, lo que puede provocar la pérdida de conocimiento, aceleración del ritmo cardíaco, falta de aire, mareo y otros síntomas.

Desde Aequilibrium, centro residencial terapéutico, advierten a las familias de este peligro al que todos los jóvenes hacen frente cada verano para ayudarles a prevenir que éstos se adentren en el peligroso mundo de las drogas.

Señales a las que prestar atención

Existen algunos indicadores que pueden ayudarnos a saber cuándo nuestros hijos están empezando a consumir drogas. Uno de los más fáciles de detectar son los cambios de humor. En estos casos cuando se empieza a consumir drogas, los jóvenes pasan a tener un carácter brusco sin motivo aparente. Y aunque los progenitores pueden confundir este tipo de comportamientos con cambios típicos de la edad, es importante aumentar la atención en ellos e interesarse por lo que pueden hacer en su tiempo libre.

En esta etapa de la adolescencia, la comunicación con los hijos es más importante que nunca, por ello actuar como un policía o que se sientan perseguidos por sus padres no es el comportamiento adecuado para solucionar esta situación. Lo ideal es promover el diálogo, aunque para ello se requiere paciencia y tiempo, ya que no es algo que se consiga de la noche a la mañana. La confianza para generar estos diálogos es algo que se gana con los años.

Otros cambios habituales son mostrarse más reservado, discutir con la familia respecto a las normas de convivencia, relacionarse menos con los familiares, dificultad para conciliar el sueño y descuido de su imagen personal.

Además de estas señales, otro indicio de que nuestro hijo o hija puede estar iniciándose en el consumo de drogas es una mayor dependencia del dinero, que puede traducirse en pedir dinero a la familia a la mínima oportunidad, inventar necesidades urgentes, acudir a otros parientes, o cambiar sus objetos de valor e incluso los de sus padres y hermanos.

Consecuencias del consumo de drogas en verano

Cuando un joven empieza a consumir drogas, los primeros síntomas son sensación de euforia y deshibición, lo que provoca que se vuelvan adictos a esta sustancias con el peligro de que cada vez necesiten más cantidad para pasarlo bien o conseguir los efectos deseados. No obstante, no podemos olvidarnos de los efectos secundarios, que varían en cada persona, especialmente por el origen desconocido de las pastillas y sus componentes adulterados.

En verano los efectos de las drogas se vuelven aún más peligrosos por el uso del vehículo tras el consumo. Esto ocurre porque en vacaciones solemos desplazarnos varios kilómetros de nuestra casa vacacional, hotel o camping para llegar allí donde podamos disfrutar de nuestro rato de ocio. En estos trayectos, los efectos de estas sustancias se manifiestan notoriamente; pérdida de concentración y reflejos, disminución de la sensación de peligro y un aumento de la confianza al volante que en muchos casos desencadenan graves accidentes.

Además, el consumo de alcohol, en combinación de otras sustancias tóxicas puede provocar que se pierda el conocimiento o se tomen decisiones equivocadas, condicionadas por el efecto de esta mezcla. Desde sufrir agresiones sexuales hasta verse involucrado en situaciones de riesgo para uno mismo o para terceras personas, hasta acabar sufriendo un coma etílico o químico, que puede hacer que las vacaciones que tanto tiempo hemos estado esperando se conviertan en una auténtica pesadilla.

 


aequilibrium

aequilibrium

Autovía A-44 Km. 67
Campillo de Arenas - 23130 (Jaén).

Tel.: +34 (953) 309 037
www.residenciaequilibrium.es

Publicidad